En este artículo encontrarás algunas ideas gracias a las cuales podrás aislar del frío tus habitaciones, una manera de hacer frente al cambio de clima del invierno.

Con la llegada del invierno muchas estancias de nuestro hogar pueden sufrir un drástico cambio de temperatura. Por eso es necesario tomar algunas medidas para tener un hogar más cálido sin gastar una fortuna en la tarifa energética.

Aislar del frío
Fuente: Manuel Romero

Si contamos con una pared perfectamente aislada y sentimos que aún así pasa mucho frío deberemos tomar otra medida, por ejemplo, colocar una placa de yeso laminado. De esta manera podremos conseguir un óptimo aislamiento de las estancias.

Otra alternativa es colocar un burlete en la ventana, una solución mucho más económica que la anterior y fácil de implementar. Así lograrás que se escape el calor de los ambientes durante el invierno, también evitaremos que ingrese frío y no tendremos que cambiar las ventanas.

Aislar las tuberías de agua

Cuando las temperaturas son muy bajas las tuberías de la casa se enfrían y, por ende, se enfría el agua, en algunos casos extremos el agua termina por congelarse. Por eso deberás tomar cartas en el asunto y aislar las tuberías con algún material especial.

Para que la casa esté bien protegida del frío y de la humedad es necesario que las ventanas estén totalmente impermeabilizadas. Si bien hacerlo no es del todo complicado lo ideal es consultar con un experto en la materia.

La corriente de aire, el polvo y el frío pueden colarse por debajo de tus puertas, lo que además de permitir el ingreso del frío se puede generar un gasto superior de energía, una solución es usar un burlete.

Los mismo que sucede con las tuberías de agua, también las tuberías de calefacción pueden enfriarse, provocando que se pierda el calor en la calefacción. Una manera de hacerlo es usando cinta adhesiva y un plástico protector que deberá tapar perfectamente la superficie de los caños. También será necesario colocarlo sobre el grifo.