Buenos días amigos! Hoy en Decoración 2.0 nos apetece reciclar.. algo que solemos tener en casa de algunas botellas de vino, por ejemplo… sí, los corchos!

Si tienes corchos, porque te gusten guardarlos, los coleccionas o bien puedes conseguirlos, aquí te dejamos una fantástica idea con la que puedes lucirlos sin necesidad de tirarlos.

Si te gusta reciclar, que a nosotros nos encanta, no te pierdas cómo se hace esta simpática alfombra realizada a base de tapones de corcho.

Con este tipo de tapones se puede realizar multitud de artículos decorativos para nuestro hogar, otro día os mostraremos que otras cosas se pueden hacer, pero hoy lo dedicaremos a esta simpática alfombra.

Para comenzar lo primero que tenemos que hacer es reunir todos los corchos que queramos, mientras más corchos, la alfombra más grande será. Lo ideal es que sean de corcho auténtico, pero también valen si son de goma. 

Por último necesitaremos algo de unión por ejemplo pegamento o bien hilo sisal. Sea como sea, si quieres también puedes poner una tela resistente y pegarlos justo sobre esta todos los corchos.

Hacerla es realmente sencillo, solo tenemos que saber el diseño que deseamos.. en este caso es muy fácil porque es un rectángulo. Una vez que sepas el diseño, en este caso se han ido pegando los corchos entre sí, en filas del largo que quieras. y luego se han ido añadiendo los demás, pegándolos cuidadosamente hasta formar el rectángulo.

Como hemos comentado antes, si lo prefieres podemos unir los corchos con hilo sisal, por ejemplo únelos de dos a dos con una aguja, además los podemos coser para que queden más unidos. De esta forma la alfombra será algo más moldeable que si los pegamos.

Por último os comentamos que si queréis podéis cortar cada uno de los corchos por la mitad y luego comenzar a realizar la alfombra. Esta es una manera de que quede algo más fina, pero si te gusta gruesa adelante. 

Además de haber hecho una alfombra, también los podemos utilizar para hacer individuales para la comida o bien posavasos para las bebidas.