Seguiremos hablando de lo importante que es aprovechar la luz en las cocinas. Una buena manera de iluminar el espacio de trabajo es agregar luz a la parte inferior de los armarios, ten presente que los focos halógenos tienen un tamaño mínimo y un consumo reducido. Otra excelente alternativa son las linestras o tubos de luz incandescentes.

LED para la cocina

Cuando se vaya a cocinar la luz es fundamental para poder ver el color de los alimentos, gracias al uso del LED se podrá obtener un alto valor CRI (Colour Rendering Index) que permite percibir los colores perfectamente.

Para que las cocinas tengan una sensación más cálida y agradable se podrá añadir luz de ambiente con apliques empotrados contra el techo o bañadores de pared abiertos en su parte superior. El uso de apliques permite también iluminar las zonas de paso o en ingreso a la cocina.

Iluminar una isla

Aprovecha la luz
Fuente: Cocinas.com

Iluminar una isla tiene sus secretos, al ser un sitio polivalente se deberá pensar con detenimiento la iluminación. Las lámparas suspendidas son una excelente alternativa. Si en la isla se incluye una zona de cocción ten en cuenta que algunos modelos de campanas incluyen luz.

Un sitio donde normalmente no se emplea luz, pero es realmente útil, es en el interior de los armarios en este caso se aconseja colocar focos halógenos encastrados, algunos modelos tienen un mecanismo por el cual se encienden al abrir las puertas. Tienen la ventaja de ser de mínimo consumo, ayudando a ver los productos sin tener la necesidad de encender otras luces.

En algunas cocinas más modernas se iluminan los gaveteros y las cajoneras, existen algunos sistemas de iluminación especial para estos lugares. Los mismos se fijan a las paredes de los cajones y se encienden automáticamente mediante un sensor de movimiento. Además de ser muy económicos por funcionar a pilas son de larga duración.