Gracias al uso de los azulejos para la cocina se pueden tener elegancia y un estilo diferente. Los expertos en la construcción consideran que son muy recomendados para las cocinas. La cerámica viene usándose desde hace cientos de años en la decoración para revestir paredes y suelos.

Este tipo de baldosas pueden tener un acabado antideslizante o un acabado normal, al tacto es un material suave. Combinándolos se puede crear diferentes estilos decorativos en el hogar, creando efectos espectaculares tanto en las paredes como en el suelo.

Azulejos para la cocina
Fuente: Richardo York

Recordemos que la cerámica se crea en base a arcilla que se lleva a una temperatura muy elevada para la cocción, esto genera que su color nunca cambie a pesar del paso del tiempo o de los productos que se usen para su higiene. El material es resistente al calor y a la humedad.

Las diferentes baldosas son catalogadas según el calibre usado por el fabricante, se toma un grupo de baldosas con la misma partida y que poseen una diferencia en cuanto al tono de apenas un milímetro.

Uso de los azulejos en la cocina

Los azulejos son usados para decorar la casa, especialmente ambientes como el baño y la cocina. Cuando se los vaya a comprar se deberá contar un excedente importante para imprevistos ya que cuando son instalados se pueden romper algunas piezas, si se caen se rompen fácilmente. Al tener un excedente su colocación es más rápida y operativa.

Dependiendo de la calidad se pueden encontrar algunas diferencias. Las de mayor calidad cuentan con un alta resistencia al desgaste. Esto se mide con una escala denominada PEO, la cual calcula la resistencia al desgaste de los esmaltes de la cerámica. La escala va del grado uno al grado cinco. En el grado uno se encuentran los que no son aptos para el suelo y los de grado cinco son ideales para sitios con mucho tránsito.