Por lo general, a la hora de decorar una cocina, tendemos a apostar siempre por mobiliario totalmente cerrado, tanto para los muebles inferiores como para los superiores.

Lo cierto es que la opción ‘clásica’ de muebles cerrados, cuenta con muchas ventajas; entre ellas que es posible almacenar gran cantidad de elementos, materiales y utensilios sin que nada quede a la vista. Sin embargo, a pesar de que esta es una opción bastante práctica, no es la única…

Hoy, queremos mostrarte una idea también práctica y además aportar encanto a cualquier cocina. Mira:

baldas en la cocina

Sustituir el mobiliario totalmente cerrado por baldas completamente abiertas que muestren sin censuras todos los elementos que almacenan, también puede ser una apuesta decorativa válida, funcional y con mucho encanto.

Es evidentemente que en aquellas cocinas a las que se recurra por la idea decorativa de las baldas abiertas es necesario un mayor orden, una mayor organización y tener en cuenta la distribución, colores y elementos que en las baldas se almacenan. Pero, además del aporte estético, la utilización de baldas abiertas en la cocina también es una opción funcional, ya que se puede contar con muchos elementos a mano y que se pueden localizar a simple vista.

Por otro lado, esta es una idea también muy económica. El mobiliario de cocina es por lo general un mobiliario caro que en la mayoría de los casos precisan de la instalación de expertos. Sin embargo, en el caso de las baldas, es posible encontrar infinidad de baldas en diferentes estilos y diseños muy económicos; y su montaje, es bastante más simple.

¿Que te parece a ti esta opción?, ¿pondrías baldas en tu cocina?