Han pasado ya hace tres horas desde que fueron las once de la mañana y es una lástima que por hoy no haya más hora del desayuno y tenga que esperar hasta mañana para tomarlo de nuevo. Me produce mucha expectativa el momento en el que paramos nuestras actividades en la oficina y nos reunimos para tomar una taza de café, té, infusión o bebida de chocolate, acompañada de unas galletitas o en ocasiones especiales un pequeño sándwich. Discutimos asuntos de la oficina, no entramos a espacios muy personales, y es tan divertido compartir el devenir de nuestras actividades que se ha vuelto una terapia de grupo que seguramente mejora el desempeño de nuestra empresa.

Empieza con el sonido del cambio de hora que tiene activado el ordenador del director quién cuando lo escucha se afloja la corbata e interrumpe su trabajo. Cuando Roberto sale de su oficina ya todos sabemos que nos espera en la sala de juntas en donde hay una máquina de café y variados. Las galletitas son un regalo de alguna compañera y los sandwiches los manda traer el jefe cuando debemos tratar un tema importante. Tenemos un juego de café muy acorde con la oficina: no somos muchos.

A mi suegra que cumplía años le dimos de regalo un juego de café estupendo y justo para ella que es toda una reina, pero de carácter un poco más inglés que español. EL set Gadroon Silverplated, manufacturado por Reed & Barton, tiene cuatro tazas, una cafetera, una azucarera, recipiente para la crema y una bandeja para servirlo. Mayor información en la página Web www.reedandbarton.com