No, no es que os quiera animar a plantar calcetines o algo similar. Vamos a hablar un ratito de macetas; sí exacto, esas típicas marrón.rojizas. Me pregunto si no comenzáis a estar artos de este tipo de macetas y maceteros… yo si.

Para sastisfacer la necesidad de cambiar las macetas, sin usar el monedero, hay una técnica muy sencilla. ¿Cuántos pares de calcetines tenemos en casa? ¡Sí, calcetines! Y no, no me he vuelto loca. Resulta que hay una “nueva” tendencia y esta es la de poner calcetines a las macetas… echa un vistazo a estas fotos.


Basta de tener los mismos colores para todas y cada una de nuestras adorables plantas, ahora con esta técnica podemos “vestir” a nuestras flores con algo de encanto y mucho color.
La forma de proceder es muy sencilla. Seleccionar algunos calcetines que no nos pongamos por algún motivo… si el motivo es por uno o varios “tomatillos” también podemos coserlos… o, para el que lo prefiera, bajar al “chinillo” y comprad algunos pares.
Una vez seleccionados los que nos gusten procedemos a “vestir” a nuestras macetas. Debemos tener en cuenta las dimensiones de estas y los calcetines ya que no todos les valdrán.
Si queremos también podemos tener en cuenta la estación del año en la que nos encontramos, es decir, ahora en veranito podemos utilizar calcetines finos y de colores vivos. En invierno podemos elegir calcetines algo más gruesos… esto es cuestión de gustos.
Una vez vestidas, cada una con sus respectivos atuendos, podemos ubicarlas donde más nos gusten. En la cocina, en el salón, en la mesita del café… el resultado es elegante y sobretodo muy alegre. Esta es una bonita y simpática decoración para las macetas; así llenaremos la casa con vivos coloes y completamente diferentes. Si buscas algo distinto, quizás esto pueda resultarte útil.