Claves para conseguir una casa antiestrés y acertar

Crear una casa antiestrés que sea un refugio de tranquilidad y bienestar es más que una tendencia decorativa, es una necesidad contra el estrés del día a día. La decoración antiestrés no solo mejora la estética de nuestro entorno, sino que también tiene un impacto significativo en nuestra salud mental y emocional. A continuación, te mostramos claves efectivas para transformar tu casa en un espacio antiestrés.

Potenciar la iluminación natural para conseguir una casa antiestrés

Claves para conseguir una casa antiestrés y acertar 1
Claves para conseguir una casa antiestrés y acertar 6

La iluminación natural es un elemento clave en la creación de espacios que promueven la tranquilidad y el bienestar. La luz natural no solo es beneficiosa para nuestra salud, sino que también realza la belleza de nuestros espacios y nos ayuda a ahorrar energía.


Para potenciar la luz natural en una casa antiestrés opta por cortinas ligeras y translúcidas que permitan el paso de la luz incluso cuando están cerradas. Esto mantendrá tus habitaciones bañadas en luz natural durante todo el día.


Los espejos son mágicos cuando se trata de iluminación. Colocar un espejo frente a una ventana puede duplicar la cantidad de luz natural en una habitación. Además, crean una sensación de profundidad y amplitud en los espacios más pequeños.


Muebles con acabados brillantes o de colores claros pueden aumentar la sensación de luz en una habitación. Además, piezas de vidrio o metal reflejan la luz, añadiendo destellos y brillo a tu decoración.

Cuando la luz natural es insuficiente, es importante tener una iluminación artificial que complemente y mejore la luz existente. Utilice varias fuentes de luz para crear un ambiente equilibrado y evite las luces demasiado blancas o frías en áreas de descanso. Los reguladores de intensidad son una excelente manera de ajustar la iluminación a sus necesidades y crear un ambiente más relajante por la noche.

Colores relajantes para una casa antiestrés

Claves para conseguir una casa antiestrés y acertar 2
Claves para conseguir una casa antiestrés y acertar 7

Elegir colores relajantes para conseguir casa antiestrés es un paso esencial para convertir tu hogar en un santuario de paz y tranquilidad. Estos colores no solo ayudan a relajar la mente, sino que también evocan la naturaleza y tienen un efecto calmante, perfecto para habitaciones y espacios donde se busca la tranquilidad.


El blanco es un color que no suele fallar al decorar, asociado con la pureza, la calma y la limpieza, es ideal para crear espacios que invitan a la tranquilidad. Además, potencia la luminosidad y logra que los espacios se vean más amplios. El blanco roto y los tonos de gris también son efectivos para crear ambientes relajantes, combinados con tonos cálidos pueden hacer que la estancia resulte más agradable y acogedora.

El azul es otro color relajante. Toda su gama cromática evoca calma y frescura, ayudando a reducir los niveles de ansiedad. Desde los colores claros hasta los más oscuros, el azul es ideal para salones y dormitorios, creando un ambiente pacífico y sereno.


Además de estos colores, el amarillo puede aportar energía positiva y buenas vibraciones, asociado con el calor y la luz del sol, es un color que puede ayudar a levantar el ánimo y aportar alegría a un espacio.

Materiales y texturas naturales para una casa antiestrés

Claves para conseguir una casa antiestrés y acertar 3
Claves para conseguir una casa antiestrés y acertar 8

Los materiales naturales, como la madera, el bambú, el lino y el algodón, no solo aportan una estética cálida y acogedora, sino que también tienen propiedades que pueden mejorar el bienestar general y crear una casa antiestrés.

También te puede interesar:
Alfombras de lana con luces LED integradas


La madera es conocida por su durabilidad y su capacidad para aportar una sensación de conexión con la naturaleza. El uso de madera en su estado más crudo o ‘raw’ puede añadir un toque rústico y auténtico a cualquier espacio. Por otro lado, el bambú es una opción popular debido a su sostenibilidad y su ligereza, lo que lo hace ideal para muebles y accesorios decorativos.


En cuanto a las fibras, el lino y el algodón son opciones excelentes para textiles como cortinas, ropa de cama y tapicería. Estos materiales no solo son suaves al tacto, sino que también permiten la transpiración, contribuyendo a un ambiente más fresco y menos cargado.

Naturaleza en casa: plantas antiestrés

Claves para conseguir una casa antiestrés y acertar 4
Claves para conseguir una casa antiestrés y acertar 9

Las plantas son elementos antiestrés gracias a su capacidad para purificar el aire, mejorar el estado de ánimo y reducir la fatiga mental. Para conseguir una casa antiestrés las mejores plantas son:

Aloe vera: conocida por sus propiedades curativas, el aloe vera es también una planta que requiere poco mantenimiento y que contribuye a la purificación del aire.

Jazmín: esta planta no solo tiene un aroma encantador, sino que también se ha asociado con la reducción de los niveles de ansiedad.

Ficus Benjamina: un clásico en la decoración de interiores, el ficus es valorado por su elegancia y su habilidad para mejorar la calidad del aire. Es fácil de cuidar y contribuye a un ambiente relajado.

Cinta: Con sus largas hojas verdes y blancas, la cinta es una planta resistente que prospera con poco cuidado. Además, es eficaz en la eliminación de toxinas del aire.

Drácena marginata: aporta un toque tropical y es conocida por su capacidad para mejorar la calidad del aire.

Spatiphyllum: esta planta es apreciada por su belleza y su habilidad para filtrar toxinas del aire.

Lavanda: Esta planta no solo se puede cultivar en los jardines, sino que también puede crecer en interiores y su aroma es un conocido relajante natural.

Orden y organización para conseguir una casa antiestrés

Claves para conseguir una casa antiestrés y acertar 5
Claves para conseguir una casa antiestrés y acertar 10

Un hogar limpio y bien organizado no solo es agradable a la vista, sino que también puede influir positivamente en nuestro estado de ánimo y bienestar mental.


Comienza por deshacerte de lo que no necesitas. El desorden es un recordatorio constante de las tareas pendientes y puede ser una fuente de estrés. Dedica tiempo a clasificar tus pertenencias y dona, vende o recicla lo que ya no sirve o no te hace feliz.


Asigna un lugar específico para cada objeto en tu casa
. Esto no solo facilita encontrar las cosas cuando las necesitas, sino que también reduce la sensación de caos. Utiliza cajas, etiquetas y estantes para mantener todo en orden y a la vista.


Finalmente, tu hogar debe ser flexible y adaptarse a tus necesidades cambiantes. No temas reorganizar el espacio si sientes que algo no funciona para ti. La casa antiestrés es aquella que evoluciona contigo.


Implementar estas estrategias no solo te ayudará a crear un ambiente más tranquilo y ordenado, sino que también te proporcionará las herramientas para manejar mejor el estrés diario. Recuerda que tu hogar debe ser tu refugio personal, un lugar donde puedas sentirte seguro, tranquilo y feliz.

Últimos artículos

Scroll al inicio