Buenos días amigos, en el espacio de hoy os dejo con esta veraniega cocina en color turquesa y blanco.

Unos colores francamente hermosos y refrescantes para este verano, el turquesa corresponde a la gama de las tonalidades frías.. y da esa atmósfera refrescante y agradable que buscamos.

Con algunas pinceladas en rojo y otras en blanco, se consigue el contraste que la cocina necesita y esa luminosidad que también se busca.

cocina

Si en el anterior artículo hablaba de una bonita cocina decorada en rosa pastel, hoy os dejo con esta decoración en turquesa.

Un lugar muy cuidado, ya que la cocina es el ambiente que deseamos buscar. Como es un espacio donde pasamos diferentes horas al día.. lo principal es la practicidad.

Un lugar funcional, práctico y además con espacio para organizar y colocar todas aquellas cosas que no se ven muy bonitas expuestas por toda la cocina.

Este espacio ha de estar limpio y bien organizado, ya que es muy común que el caos entre en juego y esto no lo queremos.

Como ves el color turquesa se extiende casi por todos sitios.. desde la parte de arriba de la persiana veneciana.. hasta los gabinetes tanto superiores como inferiores.

Complementos como tazas y otros también van en color turquesa… hasta los embellecedores que juntan la encimera con los azulejos son de este color.

El contraste ha sido buscado en la mesa, que es de un impoluto color blanco. Como ves de forma redondeada y unas sillas perfectas, para recogerlas y que no estorben mucho.

Los cojines de las sillas tienen un color muy vibrante y lleno de entusiasmo.. el rojo juega un papel importante en esta cocina.

Como ves la luz natural es muy aprovechada, pero las luminarias colocadas están puestas en lugares específicos como la mesa donde se come o algunos focos sobre la placa y otros.

Foto: bigscarykitchen