Uno de los detalles que tenemos que tener en cuenta a la hora de decorar una cocina clásica es el techo, en estos casos quedan muy bien las vigas antiguas, a este detalle podremos agregarle unas tejas provenzales que recubran media pared y la perfecta combinación de colores blancos del techo y las paredes.

Este estilo queda a la perfección con el tono de madera natural de todos los muebles. Así podremos tener una cocina tradicional.

Cocinas más tradicionales

La originalidad de esta cocina se vincula con los elementos tradicionales como el horno antiguo o la campana extractora, a la que se le puede agregar conceptos más actuales como los muebles de madera Fraké o los bancos de trabajo confeccionados de hormigón pulido. Se puede colocar una gran lámpara de mimbre para tener todos los detalles cubiertos.

En algunos casos, si el espacio lo permite se puede agregar una isla central con detalles de vitrocerámica, una campana extractora. Las islas son una buena manera de contar con espacio de almacenamiento y una superficie extra de trabajo. Algunas islas se integran al resto de los muebles por su forma de ‘L’, uniéndose al fregadero. Así se obtendrá mucho más espacio para trabajar cómodamente.

En las cocinas clásicas será necesario aprender a combinar los muebles, los diferentes elementos tradicionales y agregar los más modernos electrodomésticos sin que éstos queden fuera de lugar o desentonen con el resto del mobiliario.

En la mayoría de las cocinas se busca establecer un equilibrio entre la zona de lavar, la zona de cocinar y la zona de trabajar. Es necesario que las zonas estén cerca unas de otras, pero perfectamente delimitadas.

Foto | Flickr