Es normal que al consultar cocinas para inspirarte se pueda saber a que país pertenecen por los elementos que utilizan en la decoración. No en todas partes tienen hojas de perejil, botellas de aceite y más especies sobre la encimera. Estos elementos tan mediterráneos son más comunes en Europa.


Si quieres que tu cocina tenga un ambiente que recuerde al aire fresco de esas zonas, deberás aliarte al elemento principal que es la madera.

Ya sea para los estantes superiores o la mesa en la que preparar la comida, el soporte principal es la madera. En las estanterías se ha seguido con un estilo más melancólico por eso están pintados con una pintura blanca gastada, que le aporta experiencia y años al mueble.


En la isla central la madera de color natural tiene en su superficie unos tarros de cerámica con los utensilios de cocina más habituales y, en la parte inferior unos estantes descubiertos con el resto de bandejas y platos.


Los armarios de la pared están descubiertos y su vajilla también es muy mediterránea con cerámica blanca, azul y algunos elementos verdes.


Los techos altos y blancos ayudan a que haya más ventilación, así siempre el ambiente será fresco y agradable. Con esta ambientación seguiremos jugando con la madera clara en la mesa para comer, pero en las sillas será el blanco quien mande. Así el aspecto de las casas típicas de costa y playa, se colará en la nuestra con todo su estilo.


El mimbre es otro elemento a tener en cuenta, por eso colocado en la parte inferior del mueble y utilizado para colocar ahí la fruta o la verdura, es la mejor opción para tener todo a mano pero sin ocupar la parte superior. Así conseguimos tener una cocina despejada y libre de accesorios.

Tener una cocina así es muy sencillo y, su decoración es muy atemporal y elegante.