Cuando nos proponemos pintar nuestra casa, entre el abanico de posibilidades siempre hay alguien en la familia que apuesta por arriesgar un poco y aplicar algún color que rompa con todo lo anterior. Pero ya sabemos como acaba esto, que es pintando en blanco o con tonos claros-pastel.

Por eso me ha sorprendido gratamente estas combinaciones de colores tan valiente y atrevida, de la mano de Gisbert Poppler. El interiorismo de este piso ha sido cuidadosamente planteado e inspirado por el exterior típico de los edificios Hansaviertel, un barrio pequeño de Berlín que durante los años 1957 a 1961 fue el núcleo de un proyecto de éxito realizado gracias a maestros arquitectos internacionales como Alvar Aalto, Oscar Niemeyer y Le Corbusier entre otros.


Nunca antes me había planteado un color como el verde para el salón de la casa, a no ser que fuera en un tono claro casi diluido en con el blanco. La unión del verde con un color más cálido como el marrón para suelos y paredes exteriores, aporta alegría y vitalidad ¿No os lo parece?


Si creías que el verde era arriesgado, cuando pases al comer y veas el amarillo, te sorprenderá el espectacular resultado. Tres colores distintos para tres superficies, techo en blanco, paredes en amarillo y suelo en marrón. Con tantos tonos el mobiliario debe ser austero y poco llamativo, por eso las sillas en canvas, cuero y metal de la mesa redonda, junto los sillones y el sofá en tonos más neutros, son perfectos. Las lámparas son otro elemento a destacar, ya que las que se encuentran sobre un trípode en el rincón de la sala, son modernas, atemporales y le dan un aire más actual al mobiliario.

Con una casa así era previsible que la cocina no sería una excepción, y nos encontramos con naranja que impregna hasta el último rayo de sol. Al igual que en el resto de estancias, aquí el naranja se mezcla con blanco e incluso negro, que es el rey de la mesa flotante del centro.


Aunque a simple vista puede parecernos un poco agresiva esta combinación y, quizás nuestra rutina podría verse afectada por las sensaciones que nos transmiten los colores, estoy segura que debe ser toda una experiencia vivir en este piso.

Referencia: Ideas to Steal