cuero


Los sofás y en general cualquier mobiliario de cuero aporta a la estancia en que se encuentra un toque de elegancia que no resulta tán fácil lograr con otro tipo de materiales. Transforman las estancias añadiendo estilo y mucha personalidad… El cuero, es sin duda, un buen material a tener en cuenta; no sólo a nivel estético, también ofrece grandes ventajas en lo que a funcionalidad y resistencia se refiere.

Sin embargo, se trata de material fino, elegante, pero también de un material delicado que requiere de algunos cuidados necesarios para su mantenimiento, unos cuidado específicos y constantes.

A continuación puedes ver algunos consejos que te ayudarán a cuidar y mantener en perfecto estado tu sofá o muebles de cuero.

  • Para evitar el desgaste y la pérdida progresiva del color del cuero es importante no exponerlo de forma directa a la luz solar, ya que podría afectarle de forma negativa. Las lámparas o iluminaciones con demasiada potencia cuya luz inside de forma directa sobre el cuero pueden provocar los mismos efectos.
  • El calor también afecta al cuero, pudiendo deteriorarlo… Si cuentas en casa con alguna estufa, un radiador o cualquier otra fuente de calor; aseguráte de que no se encuentra a menos de un metro de tu sofá o muebles de cuero.
  • A la hora de limpiar el cuero, no utilies nunca productos que no sean específicos o recomendado para la limpieza del cuero.
  • Para limpiar suciedades superficiales puedes utilizar un paño suave. En caso de que el sofá tenga alguna mancha más profunda y sea necesario, limpia con un cepillo de cerdas muy suaves.
  • Si las manchas no son demasiado complicadas (leche, café, etc) es preferible que limpiar la macha con un paño suave y húmedo, sin agregar ningún producto. Si, por el contrario, las manchas no se eliminan fácilmente (grasa, aceites, etc), limpia con un paño empapado en jabón neutro diluido.