A veces sentimos que queremos cambiar el aspecto de la decoración de nuestra sala o de alguna otra estancia, pero no tenemos el presupuesto necesario para cambiar los muebles, afortunadamente existen maneras de hacerlo sin complicarnos demasiado. Una buena idea es cambiar el tapizado y las cortinas. Hoy te daremos algunas ideas de cómo elegir el tapizado perfecto dependiendo de cada necesidad, gusto y presupuesto.

Elegir el género o tela perfecta no es fácil, para tener éxito deberemos pensar en el uso que le daremos. En la actualidad existe una gran variedad. En el caso de los géneros que se usan para tapicería debemos pensar en el uso que se le va a dar. Además debemos pensar en la textura y los colores, para que combinen con el resto de la decoración.

Cómo elegir el tapizado

Es cierto que en ocasiones con sólo tocar un género no podemos evaluar la durabilidad, pero podemos consultar con los vendedores. Muchos géneros están clasificados basándose en un test de durabilidad o frotación llamado Martindale, los que cuentan con un Martindale tienen entre 20 mil y 40 mil frotes.

También debemos tener en cuenta que muchos géneros reciben un tratamiento antimanchas además de un tratamiento ignífugo, una característica muy importante que nos ayuda a prevenir los accidentes ocasionados por algún cigarrillo o fósforo que caiga encendido.

Lo importante es comprar una tela que sea de calidad, si bien será un poco más costosa nos garantizaremos que dure mucho más en óptimas condiciones. Además es mucho más agradable al tacto y a la vista. Algunas opciones. Como la cuerina (cuero ecológico), son prácticas y más económicas, pero no siempre es aconsejable por resultar fría, resbaladiza e incómoda.

Si la decoración te permite usar tapizados en tonos claros recuerda elegir las opciones que tengan un tratamiento antimanchas. La gamuza sintética es una opción bastante elegida en estos casos, además de ser resistente se puede limpiar fácilmente.