Hoy os propongo limpiar nuestros objetos y complementos hechos en escayola. Si no sabes cómo hacerlo, aquí te dejo algunos pequeños consejos que seguro te van a interesar ya que es normal que, con el tiempo, este material se ensucie.

Limpiar la escayola no es tan complicada como parece, lo que NO hemos de hacer es contribuir a que se siga ensuciando hasta llegar a un límite que haya que deshacernos del objeto, reemplazarlo por otro… en fin tomar medidas drásticas que puede que sean más caras.

Una idea para que no se ensucie en exceso es pastar un trapo o una mopa, esto evitará que el polvo se pose de forma que haga una fina capa y luego ésta quede incrustada en el poroso material. Con el paso del tiempo la escayola se vuelve más porosa, absorbiendo manchas y dando más posibilidades a que las filtraciones de agua o suciedad se introduzca dentro.

lampara de escayola

Para mantener pasar un trapo o mopa es excelente, así nos libramos de la suciedad inmediata. Por otro lado también es necesario realizar una limpieza más profunda cuando hay otro tipo de suciedad o incluso manchas. Con una esponja escurrida te desharás de las más fáciles. Eso sí, la esponja ha de estar muy, muy bien escurrida.

Para manchas que no desaparecen o manchas más difíciles, puedes hacer una cosa… frotar con un algodón impregnado en alcohol. Si frotas bien la mancha comenzará a desaparecer; procura no utilizar productos más abrasivos o un estropajo que sea de metal, ya que rayaríamos la zona.

Si la mancha es de lápiz, prueba a borrar con una goma de borrar. También vale para manchas que han dejado las manos, dependiendo de qué sean, así borrarás y las verás limpias ¿Qué te parece? ¿Qué utilizas tu para limpiar paredes o complementos de escayola?

foto: yourpersonalspace