Buenos días amigos! Hoy nos encantará darles algunos consejos para reparar esas persianas que aún van con cintas. Si te ha estado dando problemas tu persiana y es de las antiguas de cinta.. aquí te dejamos como cambiarlas.

En muchas ocasiones estas persianas se quedan ancladas, la cinta no permite ni subir ni bajar y qué hacemos? Repararla no es tan complicado como podemos pensar.. pero hemos de ser pacientes.

Para poder hacerlo vamos a necesitar otra cinta nueva, un destornillador y unos guantes… si ves que puedes hacerte con todo esto.. será muy sencillo.

Lo primero que hacemos es comprar la cinta en una ferretería y dependiendo de como era tu persiana.. así será el ancho de la cinta. Mide el ancho de la cinta, antes de comprarla.

Ahora bien lo primero será retirar la tapa del tambor, algunos podremos retirarlos tirando y otros quitando los tornillos con ayuda del destornillador.

Una vez abierto veremos la persiana, ahora desengancha la persiana del tambor… normalmente vienen unidas por unas lenguetas metálicas, para quitarlas solo tendrás que apretarlas. Utiliza unos guantes.

Cuando tengamos el eje del tambor bien suelto, retira la cinta rota.. fijate cómo está enrollada, en qué sentido y de esta forma colocaremos la nueva.

Para fijarla al eje del tambor necesitarás practicarle un pequeño agujero a la cinta y colocar esta sobre el engance que tenemos en el eje.

Da varias vueltas al eje y así enrollamos parte de la cinta.. enrolla bastante cinta en el mismo… para que cuando la persiana se encuentre subida, el eje tenga aún 3 ó 4 vueltas de cuerda.

Ahora para volver a colocarlo todo pasamos la cinta por el agujero de salida de la cuerda del tambor y fijamos la otra vez, persiana al eje. Acabado, prueba la persiana.

Ahora vamos al mecanismo inferior que nos permite que al subir la persiana, la cinta quede bien enrollada. Retira la carcása y veremos el mecanismo. Ahora quita la cinta antigua y coloca la nueva.

Comprueba que la cinta se encuentre correctamente puesta y no torcida. Puede que la cinta sea muy larga y haya que cortarla un poco.

Para fijarla, gira el mecanismo para que coja fuerza el sistema y una vez que lo haya hecho es hora de fijar la nueva cinta que hemos puesto. Fijada, coloca el sistema inferior y comprueba que todo este bien.

Si algo no funciona, cuando se encuentre todo colocado, tendremos que volver a abrirlo todo vaya que la cinta se encuentre mal enganchada, mal fija o esté en otra dirección.