En la cocina tenemos utensilios y herramientas que utilizamos todos los días y que del mismo uso que se le da se van desgastando e incluso se estropean. Cuando esto ocurre tenemos la tentación de tirarlos a la basura porque pensamos que no nos van a servir nunca más pero la realidad es que nos pueden dar un servicio más largo. Por eso hoy quiero hablarte sobre cómo sacar más provecho a los utensilios de cocina.

Tazas de medida

Las tazas de medida muchas veces por el uso continuado que se le dan se rayan e incluso se abollan pero esto no tiene por qué ser un motivo para tirarlo a la basura. Cuando tu taza de medir ya no te sirve para la cocina puedes utilizarlo de los siguientes modos:

  • En tu lavandería para poner el jabón o el suavizante el líquido o en polvos.
  • En el jardín para medir la tierra de las macetas, los fertilizantes, las semillas o para regar las plantas.
  • También pueden ser comederos para las mascotas.
  • Si tienes hijos pequeños y les gusta jugar con arena también puede  ser un buen juguete.
tamices
Fuente: cosmonautaenlaastropista.blogspot.com

Tablas de cortar

Las tablas de cortar se utilizan prácticamente todos los días por lo que es normal que se desgasten rápidamente, pero podrás utilizarlo de las siguientes formas:

  • Ponerlo en el suelo del jardín como ayuda para pasar en alguna zona blanda.
  • Si es de madera puedes utilizarlo como leña para la chimenea.
  • Puede ser un apoyo para el coche o para algún momento que necesites una mesa portátil.

Tamices y coladores

Con el uso diario de estos utensilios de cocina es probable que se haya doblado, oxidado e incluso que esté agrietado y ya no se pueda usar cómo debe ser, si esto te ocurre no los tires, úsalos de la siguiente forma:

  • Utilizarlos como instrumento de jardinería para los usos que requieras.
  • Tamizar arena.
  • Sacar juguetes de una bañera llena de agua sin tener que meter la mano hasta el fondo.

¿Tienes algunos utensilios de cocina en casa que te sirvan para otros servicios en lugar de tirarlos a la basura? ¡Cuéntanos tus secretos!