Cuando llegas a casa después de un día duro de trabajo, o simplemente cuando quieres estar en tu casa ¿cómo te quieres sentir? Seguramente querrás estar a gusto, tranquilo, sentir el confort de tu hogar y poder relajarte sin que nadie te moleste ni te interrumpa ¿verdad? Estar en casa es querer estar feliz con la decoración y poder disfrutar de tu refugio. Hoy te quiero dar algunas claves para sentirte feliz y a gusto en casa con tu decoración.

Primero y antes que nada debes saber que la decoración de tu hogar debe plasmar tu personalidad, tu identidad. Hazlo con los accesorios que tengan que ver contigo y con tu forma de ver el mundo, pon fotografías o símbolos personales que dejen ver quién eres. De este modo evitarás la típica decoración fría de revista sin personalidad ni calidez ninguna.

salon bonito
decorandoyrenovando.blogspot.com

También para sentirte feliz necesitarás que la iluminación de tu casa sea lo más natural posible porque la luz del sol nos da vida, fuerza y vitalidad. Además nos sube el ánimo y nos hace sentirnos de mejor humor, así que si tienes la posibilidad de tener amplios ventanales donde pueda entrar toda la luz natural posible no dudes en despejarlos para que tu estancia se llene de claridad.

Los colores también resultan muy importantes porque además de que tienen que combinar perfectamente en la decoración debes pensar en cómo hacerlo para que también te transmitan buenas sensaciones. Por ejemplo en el salón o en la cocina puedes optar por colores más vivos que te transmitan fuerza y energía, y tu dormitorio colores que te gusten pero que tengan una tonalidad más pastel para que te ayuden a relajarte y poder encontrar el sueño de una manera más natural y así poder descansar y estar mejor y más contento por las mañanas.

¿Qué más necesitarías para estar feliz con tu decoración?