Si la casa cuenta con el espacio suficiente para ello, normalmente se habilita un espacio individual destinado a la limpieza y cuidado de la ropa y los textiles. Un espacio en el que, por supuesto, se ubica la lavadora. Sin embargo, en muchas ocasiones el espacio no es suficiente y la lavadora se tiene que ubicar, obligatoriamente, en otros espacios destinados a otras tareas, como el baño o la cocina.

la lavadora en el baño

Si tu lavadora tiene como destino tu baño y, además, el baño no es demasiado amplio, a continuación te muestro algunos ‘tips’ que te ayudarán a lograr una decoración cómoda y funcional sin renunciar a la estética en tu baño:

  • Si tu lavadora es de carga frontal, puedes colocar sobre ella una balda que te ayudará a aprovechar el espacio que queda libre en la parte superior.
  • Si por el contrario, tu lavadora es de carga superior, lógicamente tendrás que dejar un espacio que permita la apertura de la misma. Sin embargo, igualmente puedes optar por incluir algunas baldas o algún mueble en la pared.
  • Muchas veces también quedan espacios o huecos en los laterales de la lavadora. Para rentabilizar al máximo el espacio puedes incluir cestas, carritos… Que puedes utilizar para colocar la ropa limpia, la sucia, etc.
  • Ten en cuenta que todos los que coloques sobre los estantes quedará a la vista. Si no eres demasiado ordenada, te aconsejo que todos los productos, accesorios, materiales y objetos que vayas a colocar sobre los estantes, los distribuyas en cajas decorativas o cestas. De esta manera, si no está todo ordenado, eviatrás al menos que el desorden esté a la vista. Ten en cuenta que el baño es un espacio que debe propiciar el relax y el desorden no contribuye a ello.