A juzgar por su precio, la electricidad hoy parece, más que un bien de primera necesidad, un artículo de lujo. Hoy te damos algunas claves muy eficaces para que conseguir que no se dispare la factura de la luz. Un ahorro doméstico que le vendrá de perlas a tu bolsillo.

factura de la luz andres nieto
Fuente: Andrés Nieto

De todas las cosas que se han encarecido con la crisis, la luz se lleva la palma. El precio del kilovatio se ha disparado de tal manera, que es necesario hacer un serio análisis de nuestro consumo eléctrico, para valorar si es posible adoptar ciertos hábitos que nos ayuden a ahorrar en la factura de la luz.

Hoy queremos ofrecerte algunos consejos muy prácticos para que ahorres sin darte cuenta, tan solo adoptando ciertas actitudes y comportamientos que resultan mucho más rentables en todos los aspectos. Te contamos cuáles son.

¿Quieres ahorrar en la factura de la luz? Sigue estos consejos

factura de la luz miele nino horno
Fuente: Miele

Para empezar, debemos estar plenamente convencidos de que queremos adoptar una nueva actitud frente al consumo energético, mucho más ahorrativa, aunque ello nos suponga tener que cambiar algunos hábitos domésticos a los que estamos acostumbrados y que hacen que gastemos más luz.

Por ejemplo, la forma en que usamos los electrodomésticos de la cocina puede suponer un ahorro o un encarecimiento. Aunque pensemos que es mejor lavar los platos a mano, lo cierto es que hacerlo consume más energía y agua que poner el lavavajillas, siempre que este lo pongas a plena carga. Así que, olvídate del estropajo y usa este maravilloso electrodoméstico.

Elige electrodomésticos de clase A+++

factura de la luz miele
Fuente: Miele

Cuando llegue el momento de cambiar la lavadora, el frigorífico o el lavaplatos (momento que llegará tarde o temprano, por más que los cuides) y tengas que ir a comprar un nuevo electrodoméstico, elígelo de clase A+++ (o en su defecto de clase A++ o A+), ya que son los electrodomésticos más eficientes desde el punto de vista del consumo energético.

Puede que sean algo más caros, y que no te parezca que vas a rentabilizar esa diferencia de precio pero, créeme, lo harás y antes de lo que piensas. Elegir electrodomésticos eficientes es una de las mejores formas de ahorrar en la factura de la luz.

Úsalos a pleno rendimiento

factura de la luz cocina miele
Fuente: Miele

Para no malgastar la energía, lo mejor es usar los electrodomésticos a pleno rendimiento. Es decir, si pones la lavadora, hazlo cuando esté llena del todo. De esta forma evitas uno de cada cuatro lavados, lo que al cabo del año supone un buen dinero. También conviene elegir ciclos de lavado a baja temperatura como 30º. La ropa sufre menos y tú gastas menos luz.

En cuanto a otros electrodomésticos como la vitrocerámica, también puedes usarla a pleno rendimiento. ¿Cómo? Pues aprovechando el calor residual que queda cuando apagas el fuego. Si estás cocinando un plato determinado, apaga la vitro cinco minutos antes y deja que el guiso se termine con el calor que queda.

Otro truco para lograr que la vitro gaste menos luz es usar la tapa de las cazuelas al cocinar, ya que de esta forma se mantiene el calor del vapor de agua y la placa consumirá cerca de un 25% menos de energía. También es bueno que la base de las cazuelas o de las ollas que uses sea más grande que el tamaño del fogón (en el caso de las cocinas de inducción esto no importa mucho), ya que si es menor pierdes calor y, por tanto, energía.

La nevera, siempre perfecta

factura de la luz Ikea electrodomesticos
Fuente: Ikea

Es uno de los electrodomésticos sin los que no podemos vivir. Por eso, conviene que aprendamos a usarlo correctamente para que nos dure más tiempo y para hacer que gaste menos electricidad. Hay algunas formas de lograrlo.

Comienza por buscarle un buen sitio. Está claro que, por sus dimensiones y su peso, el frigorífico no se cambia de sitio así como así, pero lo cierto es que unos emplazamientos son mejores que otros. Como regla general básica, ponlo en el lugar más fresco de la cocina, lejos de radiadores, horno, y otras fuentes de calor.

Además, de vez en cuando conviene limpiar la trasera de la nevera y evitar que se acumule escarcha en su interior, lo que hará que tenga que trabajar más con el consiguiente aumento del consumo. Así que opta por un modelo no frost y ahorra. ¡Ah! Y asegúrate de que las gomas de las puertas cierran bien.

Apaga los electrodomésticos, no los dejes en reposo

Aquí tienes un consejo para reducir el consumo eléctrico de tu casa que es muy fácil de llevar a la práctica. Se trata de no dejar los electrodomésticos en stand by, ya que continuarán gastando luz. Lo mejor es acostumbrarse a apagarlos. No cuesta nada y con ese sencillo gesto podrás ahorrar entre un 5 y un 10% en tu factura de la luz. ¿Qué te parece?