El agua puede desvanecer el color, dejar manchas y hasta causar que se hinche y expande. Por esta razón, es importante aprender cómo proteger la madera del agua.

MEDIDAS DE PROTECCIÓN

La primera medida de protección es, por supuesto, la prevención. Secar inmediatamente los derrames y goteos, manteniendo las alfombras, tapetes y posavasos cerca, así como mantener las sustancias liquidas alejadas, son buenas medidas de prevención para proteger la madera del agua. Si uno puede evitar que el agua alcance las superficies de madera, no se producirán daños.

Desafortunadamente, es difícil mantener a las sustancias acuosas lejos de las superficies de madera, ya que este material es uno muy común en todas las casas; y por más que intente usar mucho las alfombras, tapetes y apoya vasos, puede que los invitados, mascotas, o bebes no tengan el mismo interés en mente. Cuando no pueda evitar que el agua alcance las superficies de madera, entonces, lo que tiene que hacer es aprender a hacerlo.

Una buena forma para proteger la madera del agua es cubrirla con un buen sellador o fijador. Por lo general estos selladores de madera proporcionan una capa protectora para la superficie, la cual no permite que diversas sustancias, incluyendo el agua, entren en contacto con la madera, sino con el sellador. Si bien la mayoría de los muebles de madera vienen con sellador, puede que desee volver a aplicar una capa cada año. Al hacer esto, usted tendrá garantizada la seguridad de la superficie de madera mientras que a su vez la mantiene brillante y como nueva. Además, usted podrá usar un limpiador de madera a base de aceite para limpiar estas superficies y evitar aún más que el agua las penetre.

Otra buena forma de proteger la madera del agua, en particular la madera que se usa para las mesas o escritorios, es colocar una lamina gruesa de vidrio o plástico acrílico sobre la misma. Muchos encuentran bastante atractiva esta forma para proteger la madera, ya que le agrega un efecto al mueble al complementar las texturas ricas y las ventas de las superficies de madera. Además, se asegura de que la madera no entre en contacto con el agua, siempre y cuando el vidrio o plástico acrílico se mantenga intacto.

Así como nos gastamos tiempo y esfuerzo para elegir el color, textura y patrón de la madera, es importante hacer lo posible para preservar el aspecto de la misma. Tome las medidas necesarias para proteger la madera y muebles del daño que puede ocasionar el agua, y sus cosas se verán como nuevas.