¿Tienes puertas viejas? Puedes utilizarlas para decorar espacios, como el que vemos en la fotografía. Desde luego que transformar, estas puertas clásicas, en corredizas es una gran idea y una opción decorativa muy curiosa.

A veces, después de una obra, hay puertas que sobran o que han sido cambiadas por otras. Si esto te ha sucedido a ti o crees que puedes sacar un par de puertas de otro sitio, podrías convertirlas en correderas ideales para dormitorios o salones.

Las puertas correderas son artículos ideales para espacios reducidos, ya que al no tener que abrirlas, no se forma el arco grande que ocupa el mueble. Corren hacia los lados, de esta manera no quitan lugar a otras cosas cercanas.

puertas

Además estas puertas son bastante decorativas, hacen la función de dividir los espacios de manera muy práctica. En esta ocasión, al sobrar un par de puertas, se les ha dado esta función con un par de ruedas. Es fácil y mucho más económico, además de aprovechar estos muebles.

Si se observa la imagen, comprobamos que las puertas se sostienen sobre unas ruedas en la zona inferior. En cambio, arriba hay un riel por el que pueden correr fácilmente. Si te gusta el bricolaje, seguramente te resultará sencillo implementar las ruedas y los rieles.

En esta ocasión ninguna puerta está pintada, pero pienso que les puedes dar un color bien bonito y que combine con el resto de la estancia. Puedes aprovechar las puertas para convertirlas en correderas y así ahorrar un dinero. Además el resultado es estupendo!

Quedan muy bien para dividir la cocina, si es abierta, del resto de la estancia. También pegan mucho en el dormitorio, parecerá que estamos en un hotel. Por otro lado, son perfectas para espacios reducidos, así ahorrarás en metros cuadrados. Como se ve, es una  idea más y bastante curiosa, espero que os guste!

foto: countryliving