La combinación de colores, cuando buscamos cambiar el look de alguna estancia o habitación, es fundamental. Antes de pintar debemos pensar si la habitación va destinada a alguien especial de la casa; si los muebles que tenemos vamos a aprovecharlos o simplemente queremos una estancia de relax y confort donde pasar algunas horas al día.


Depende de la funcionalidad que va a desempeñar la estancia en concreto, así pensaremos en los colores a utilizar o si queremos combinar.  En el artículo de hoy, daremos especial importancia al azul, en especial al tono celeste.

Esta tonalidad nos aporta sensación de relajación y equilibrio, por ello es el color perfecto para formar parte protagonista en decoración de habitaciones infantiles.

Si tienes hijos y quieres brindar a la estancia un ambiente agradable, la elección del Celeste será ideal para el dormitorio de estos. Este color combina perfectamente con un blanco neutro.


De esta manera podemos jugar con ambos colores y dar algunas pinceladas de celeste en las cortinas, cojines o el mobiliario. Recuerda que el secreto radica en los detalles.

Ambos colores proporcionan calma y, además, el blanco nos ofrecerá iluminación y delicadeza; nuestros hijos ,generalmente, dormirán bastante más relajados.


Para crear tonalidades ditintas, dentro de la estancia, podemos utilizar cortinas. Pueden ser Celestes o blancas con algunos motivos en azul claro. Buscaremos la que más se ajuste nuestras necesidades.

Disfrutar de un ambiente tenue y la luz natural nos invitará al descanso. Utiliza tu imaginación para realizar composiciones y combinar las telas. Si te gustan los estampados, adelante siempre que no sean con colores demasiado fuertes, pues romperían el ambiente creado con el color celeste.