Crea tu espacio chillout: un rincón para relajarte

-

- patrocinador -

Este término inglés significa relax, descanso. Y eso es lo que alcanzarás si creas tu propio espacio chillout. No es preciso tener una casa enorme para montarlo. Basta con disponer de una pequeña habitación o de un rincón para relajarte.

espacio chillout
Fuente: Muy Mucho

El Covid19 ha hecho que cambiemos nuestros hábitos de vida radicalmente. Ahora pasamos las 24 horas en casa de manera obligada y compartimos los metros cuadrados, muchas veces escasos, con toda la familia.

- patrocinador -

No es fácil mantener durante tanto tiempo y de manera continuada la armonía doméstica, por lo que resulta muy necesario, e incluso saludable, tener un rincón para nosotros en el que podamos estar en soledad y donde dejar descansar la mente y al cuerpo. Estos trucos te ayudarán a conseguirlo.

Utiliza el color para tu espacio chillout

espacio chillout
Fuente: Origami Steel

El estado de ánimo puede mejorar mucho gracias al color. No es una frase hecha, hay toda una “psicología del color” sobre su poder transformador y está comprobado que ciertos colores relajan, otros propician la creatividad, otros estimulan el intelecto…

Cuando vayas a crear tu espacio chillout, tenlo en cuenta y empieza por el color. Si decides instalar ese rincón mágico en el salón o en tu propio dormitorio, diferéncialo con una pared pintada en un tono distinto.

Los colores vivos en un entorno blanco, por ejemplo, dan la sensación de que “abrazan”. Puedes optar por un color cálido, como el naranja suave o el amarillo empolvado, o por un color frío -el azul celeste o verdoso-, si prefieres un ambiente que te ayude a concentrarte o a meditar…

Envuélvete en cojines, plaids, mantas

Son el mejor aliado para sentirse bien arropado. Estos complementos han “colonizado” los interiores por su gran capacidad decorativa: no se puede conseguir más con menos. Por eso no pueden faltar en tu espacio chillout cojines, plaids y mantas de textura suave y tejidos naturales: algodón, loneta, lino, terciopelo…

Monta tu propio rincón con unas cuantas mantas sobre el suelo y almohadones de distintas formas y en colores variados. Verás qué acogedor resulta ese pequeño espacio.

Pufs y alfombras son perfectos

espacio chillout
Fuente: Antipodream

También vale una alfombra mullida, sobre la que pisar descalzo, y algunos pufs sobre el suelo. Según las últimas tendencias en decoración, se llevan no una, sino dos alfombras superpuestas formando un conjunto dinámico. Es una buena idea también para tu espacio chillout, ya que así estarás mucho más cómodo y amortiguarás la dureza del suelo.
Foto 3.

Luces tenues, velas y música

Fuente: Ikea

¿Qué es un espacio chillout sin velas? Asimismo la música es terapéutica, por lo que todos estos elementos propician el mejor ambiente para llegar a un clima de tranquilidad zen.

Coloca las velas en algún mueble, o en la terraza o el jardín, si ese es tu espacio chillout elegido, y añade pequeños puntos de luz indirecta para disfrutar de la intimidad… El relax llegará solo.

Que no falten las plantas… y las flores

Fuente: Nobunto

Su presencia es saludable y fresca. Tener plantas o flores en tu espacio chillout funciona como auténtica terapia anti-estrés. Puedes disfrutar de alguna variedad, que además de poner ese acento natural, añada color y aroma.

¿Qué tal los bulbos de jacintos? Necesitan poco mantenimiento y nos regalan un olor maravilloso y un gran abanico de colores: blanco, rosa, lila… ¡Todo un placer para los sentidos!

Tu rincón de crear

Hacer ganchillo, modelar con arcilla, pintar acuarelas… Tu espacio chillout no tiene que ser únicamente un lugar para meditar o practicar el relax entre cojines. También es ese espacio en el que puedes dar rienda suelta a lo que más te gusta hacer.

Las manualidades tienen efectos tan beneficiosos para algunos como para otros repetir mantras cotidianos, por ejemplo. Rodéate de aquello que te hace sentir bien: una cesta con tus agujas de tejer, tu torno de cerámica, tu material de scrapbooking… y deja que el tiempo pase volando.

En la terraza, tu paraíso particular

Fuente: Muy Mucho

Si dispones de jardín o terraza, ése será el lugar perfecto para crear un espacio chillout en el que estés en contacto directo con la naturaleza. Elige unas colchonetas, una hamaca o una tumbona con un tejido que sea resistente al sol y a la humedad, y mucho mejor si se puede lavar.

Decora con complementos de fibras naturales: cestas de esparto, maceteros de mimbre con plantas, velas y pequeños farolitos, etc. Dispón unas cortinas o visillos livianos para logar un ambiente íntimo y aislado… ¡y listo!

Y para disfrutar con tus niños

Fuente: KS Living

Después de estar tantos días encerrados en casa sin salir, ellos merecen tanto como tú su espacio chillout. Móntalo de forma fácil con unas cuantas alfombras o mantas sobre el suelo y levanta para ellos una tienda de campaña con cuatro palos y una sábana por encima. Jugarán a que pasan la noche en el desierto o en mitad de una selva… ¿Hay algo más emocionante?

Hay mil y una posibilidades de tener un espacio chillout mágico y envolvente. Echa tu imaginación a volar y disfruta de él.

- patrocinador -
Monica Corredera
Monica Correderahttps://decoracion2.com/
Periodista especializada en decoración. Interesada por todo lo que tiene que ver con el interiorismo y el mundo deco.