clip_image002

Si está pensando en cambiar su sofá o simplemente en cambiarle la cobertura, esté atento al nivel de resistencia de los tejidos elegidos.

Hay que desmitificar los conceptos; un tejido puede ser corpulento y talvez no ser el más adecuado para cubrir el sofá. La resistencia de los tejidos es validada por las marcas a través de un test internacional designado “test de Martindale”

Este es un método de evaluación que va a graduar el nivel de resistencia del tejido friccionándolo con otro con características padrón que intentan simular las superficies que estarán en contacto a lo largo de los días con la cubierta del sofá, por ejemplo las telas de nuestra ropa como puede ser un jean.

Al final de un determinado número de ciclos de fricción, el tejido se va a romper, fijando en ese momento, el índice correspondiente al test de Martindale.

En esta escala de evaluación, son considerados aquellos tejidos de cubierta como suficientemente resistentes, si son capaces de resistir aproximadamente 20.000 Martindales o más, a partir de este valor, podemos hablar que el tejido es adecuado para aquellos sofás o sillones de uso doméstico y frecuente.

clip_image004

Si analizamos un tejido de cubierta para un espacio público, por ejemplo, un sillón de consulta de un dentista o psicólogo, ahí el nivel de resistencia deberá subir hasta los 100.000 Martindales, si no queremos estar cambiando la cubierta más frecuentemente que lo deseado.

Por estas razones, antes de elegir el tejido para la cubierta de los sillones, tenga especial atención a esté indice de nivel de resistencia, el índice Martindale, que deberá estar en la ficha técnica de cada muestra de tejido para estos fines.

Pero si aún no está seguro de si el tejido elegido es el adecuado para sus necesidades, no duda en ponerse en contacto con nuestros profesionales, que estarán gustosos de atenderle y guiarlo técnicamente en ese sentido.