Cada día tengo más libros, más fotos, más discos, más floreros, más cajitas, y a veces aparecen artículos nuevos como una lámpara de diseño para el salón. Todos estos objetos se quedan en casa porque así lo decido y la razón es sencilla: a pesar de que aumenten la lista de pertenencias, y no es algo que generalmente estoy interesada en permitir, cada uno tiene un valor único que me remite a una persona que quiero, a un recuerdo que deseo conservar o a un conocimiento que quiero adquirir. No sabría si decidirme por conservar conmigo los libros de Milan Kundera o los Cds de Madonna.  Dos extremos que hacen parte de mi personalidad y que no quiero abandonar.
Imagen 1
Espacio para lo que queremos guardar siempre habrá. Probablemente empecemos por poner estanterías en todas la paredes posibles: el salón y el estudio, en primera medida; después los pasillos y las habitaciones; los dormitorios siguen. Por último en la cocina y los baños, que son espacios ideales para cierto tipo de elementos. Ya acabando con las paredes no nos queda otra alternativa que dejar de lado lo que no es muy importante o explorar otras opciones como los muebles multiusos que incluyen el almacenaje dentro de los servicios que ofrecen.

La mesa de centro FLY UP ha sido creada con la idea de combinar su uso tradicional con la posibilidad de usarla también como estantería. El diseño, ideado por el koreano HYEJI KWON en el 2009, utiliza las patas de la mesa como espacio auxiliar de almacenaje, caracterizándola y dándole un especial aspecto. Está construida en madera chapada y acero, y mide 47 cm de altura, 94 cm de ancho y 90 cm de profundidad.

Mayor información en la página Web http://www.idealgraphy.com/