Adoro las flores, no vale la pena enumerar cuantos ramos he recibido en mi vida pero si debo contar que fue por uno de rosas rojas que decidí casarme con mi actual esposo. Recuerdo con mucho cariño las que mi padres me dieron cuando cumplí 15 años y una sola rosa amarilla que un chico muy guapo un día me regaló en la universidad. No solo las rosas me gustan, paso por todos las espacies hasta llegar a los claveles que me parecen bellísimos, coloridos y además muy económicos.

Imagen 2

Las flores en casa no deben faltar y no hace falta un motivo especial para decidir tener un bello ramillete en el salón. A veces necesitamos un poco de energía en nuestro piso, un pequeño cambio, algo de cariño para nosotros mismos. Las flores, tan pequeñas y de corta duración, le dan a cualquier espacio un aire de frescura y belleza que ningún otro elemento puede brindar. Regalemos flores, celebremos con flores, decoremos con flores.

La lámpara de techo NIGHT BLOOMING, diseñada por HYEJI KWON, está hecha a partir del uso de los pétalos de una flor como unidad que se repite y conforma una bella figura. Cada vez que prendemos la luz de una habitación veremos una exuberante flor reflejada en todo el lugar. Es posible cambiar la posición de cada uno de los pétalos y así el efecto de la figura reflejada por la luz. Está fabricada en acero y mide 25 cm de alto, y 35 cm de ancho.

Mayor información en la página Web idealgraphy.com