Cuidado de las plantas de interior durante el crudo invierno

cuidado de las plantas de interior

Amantes de las plantas saben que el cuidado de las mismas no se detiene ni llegado invierno. Requieren mimos y cuidados sobre todo cuando la temperatura baja. Porque los cambios bruscos de la misma o los vientos, las pueden dañar irremediablemente. Ya les hemos contado cómo cuidar de un resistente cactus en invierno. Ahora les contamos cómo cuidar con unos pocos detalles sus plantas de interior.

Cuidar las plantas de interior durante el invierno

cuidado invierno plantas interior

Cuando llegan los días fríos podríamos pensar que las plantas estarán sin necesitar mayor atención. Esta es una idea equivocado por cuanto como en verano las daña el aire acondicionado. El aire caliente del radiador también puede resecarlas y provocar la caída de las hojas. Lo ideal es tomar en cuenta que debemos tenerlas en cuenta en todo momento. Es importante que se mantengan frescas pero sin que pasen frío. Y que tampoco se humedezcan demasiado.

Con el invierno hay menos luz y más viento. La temperatura cambia y las plantas de interior pueden resentirse. Durante el invierno se muestran menos activas por precisamente esas condiciones. No crecen y no requieren ya tanta agua. El riego es precisamente uno de los grandes problemas, cuando no se tiene en cuenta que no necesitan más. Es menor la demanda de agua de las plantas llegada la temporada otoño invierno.

Es básico cuidar del riego, retirando el plato del macetero para que no acumule agua. Y cuando se haya drenado el agua que le echamos debemos secarlo para que permanezca sin humedad. Por ello es conveniente comprobar que la tierra esté seca. Y echar agua suficiente, menos que en verano. Porque ahora no tiene necesidad de refrescarse tanto.

Hay que mantenerla protegida de la calefacción que la reseca. Si tienes otros espacios en casa donde puedas colocarla, cambia de lugar. A espacios secos sin que este expuesta al excesivo viento. Y donde la calefacción no la dañe. Si debe permanecer en un ambiente donde se usa la calefacción, comprueba cada semana la tierra para aportarle humedad.

Corrientes de aire y pequeños grupos de plantas

cuidar las plantas de interior

Una de las mejores formas de cuidar las plantas es mantenerlas alejada de cambios extremos. Tales como el aire excesivamente frío y fuerte. Porque este las reseca y las daña y porque puede romper los tallos y arrancar las hojas. Por eso se aconseja moverlas hacía un lugar alejado de la ventana. En una zona del salón o el hogar donde pueda estar siempre bajo las mismas condiciones.

Algunas plantas requieren un ambiente más cálido y lo echarán en menos en invierno. En este caso viene bien agruparlas, formando pequeños jardines de maceteros unidos unos con otros. De modo que al estar juntas sobrellevan mejor el rigor de las temperaturas. Se mantienen más estables en un ambiente más cálido que si estuvieran solas frente al clima.

Esto también las ayudará contra las corrientes de aire. Porque estando agrupadas soportarán mejor el viento frío. Y la humedad natural es mayor cuando se realiza riego, pero acorde a las necesidades que ellas mismas imponen.

El suelo también debemos tenerlo en cuenta en el cuidado invernal de nuestras plantas de interior. El mismo es frío y dicha temperatura puede pasar fácilmente al macetero y la tierra si son de materiales livianos. Así que si en verano lo sobrellevan bien en invierno hay que tomar medidas. Coloca los maceteros sobre una mesita baja y estarán protegidas de la temperatura fría del suelo. De lo contrario se dañarán irremediablemente.

Cuidados en el otoño

cuidado de las plantas de interior

Antes que el clima cambie a más frío, podemos hacer algo más por las plantas de interior. Esto es nutrirlas de modo que soporten la temporada, invernando con calma y salud. Para ello es ideal que en otoño se les aplique abono y composta. Este debe ser rico en potasio de manera que nuestras plantas sean más fuertes. Una manera segura de que podrán sobrellevar las temperaturas gélidas y cambiantes de la temporada.

Como toda amante de las plantas, debes saber que la composta es un abono natural vital para las plantas. Cuando llegan las bajas temperaturas funciona como aislante término. Pero también fertilizan la tierra. Así que salud y protección en un solo elemento que toda planta necesita. Bastará con cubrir el suelo de nuestra planta y dejar que haga su beneficio.

Son pequeños detalles para que nuestras plantas pasen la temporada de invierno sin sufrir daño. Protegidas de las inclemencias del clima a las que no están acostumbradas por estar dentro. No olvides que el aire caliente que utilizamos para las estancias puede dañarlas. Insistimos en ello porque aunque algunas especies lo soportan bien otras se resienten rápidamente.

A esas que son menos resistentes hay que trasladarlas a aquellos ambientes de casa que no solemos mantener muy calientes. Con estos pocos cuidados cuando llegue primavera lucirán tan bellas como siempre.

Imágenes: Unsplash


Ir arriba