Cómo regar tu cactus para que resista el invierno

Regar las plantas es fundamental, así sea un cactus que resiste las altas temperaturas y más. Cuando llega el invierno esas mismas temperaturas empiezan a cambiar, y el frío puede que le haga mucho daño a tu cactus. Sobre todo, si no cambias la forma en que lo riegas. Ya no tendrás que empeñarte en refrescar tu tierra. Eso sí tendrás que vigilarlo, y resguardarlo, para que luzca espléndido.

Cómo regar tu cactus cuando bajan las temperaturas

cactus cuidado invierno

Cuando la temperatura baja el cactus entra en reposo, que sí que el se dará un tiempo para “invernar”. Y por ello necesitará que le des una atención diferente al verano. Es muy importante tener en cuenta cuánta temperatura gélida puede soportar. Lo ideal es mantenerlo en un ambiente que se sitúe entre los ocho y los diez grados. No más, o se dañará irremediablemente. Y por esas mismas temperaturas no debes regarlo.

No es una planta que como otras sobrelleve el cambio de temperaturas igual. El cactus se resiente con el exceso de agua y frío. No hagas el cambio de cantidad de riego abruptamente, espera que las temperaturas vayan bajando. A medida que enfría el clima, él también se adaptará al entorno. Ya no necesitará agua y debes limitar el riego a una o dos veces al mes. Es ideal regarlo cuando la temperatura está menos fría y con agua que no esté tan fría.

Cuando se riega en invierno es importante vigilar que el agua no lo dañe. Esto significa que deberás retirar en cuanto haya pasado un poco de tiempo del riego, el agua sobrante. Evita a toda costa que se quede agua en la parte baja del macetero. Lo mejor es retirar el plato y cuando el agua se haya drenado colocarlo seco.

Evita a tu cactus el frío inclemente, la nieve, o las lluvias repentinas y frías del invierno. Si lo tienes dentro estará bien, pero si está fuera de casa, debes resguardarlo. Colocarlo en una zona bien ventilada pero que no esté expuesta al frío viento. Y que esté alejado de la lluvia o nieve. Colocarlo debajo de plantas con grandes hojas le hará bien.

Dónde colocar tu cactus llegado el invierno

cuidar los cactus en invierno

Cuando el cactus ha pasado todo el año fuera de casa, no hace falta cambiarlo. Eso sí insistimos, debe protegerse del rudo invierno. Quizá haga falta cubrirlo con una pieza ventilada de tela o plástico. Y revisarle cada tanto para ver si no se ha resentido. Cuando hace mucho viento y si es de los cactus de altura, lo mejor es resguardarlo en un espacio tras una pared. Por demás, acostumbrado a la vida en exteriores no necesitará grandes cambios. Eso sí, como está en exterior y sortea el frío por si mismo, no lo riegues.

Pero también si tienes espacio puedes guardarlo dentro de casa. Colocarlo en un rincón iluminado donde no haya humedad. Porque el frío y la humedad son nefastos para estas plantas. Es cierto que en el entorno natural soportan de todo. Pero recuerda que en casa, él también ya ha modificado su desarrollo al entorno. Y es claro, que es más vulnerable que un cactus en el entorno salvaje.

Si lo tienes dentro de casa no lo coloques cerca de la ventana. Esto lo expone al frío y la humedad que como hemos dicho, lo daña. Esa misma humedad es muy nociva para los cactus. Y habrá que vigilar la aparición de enfermedades ligadas a la humedad y las bajas temperaturas. Es conveniente utilizar insecticidas cuando sospechamos que nuestro cactus está en riesgo.

Poca agua, resguardo y luz

como cuidar los cactus invierno

Hay una gran variedad de telas especialmente diseñadas para proteger este tipo de plantas. Las que se encuentran en las tiendas especializadas. Son muy prácticas y podrás crear por ti misma un pequeño invernadero. Totalmente a tu medida y suficiente para la cantidad o tamaño de tus cactus. Esto también aplica para la totalidad de suculentas. Ya sabemos que los cactus son parte de ellas.

Estos cuidados también vienen bien para varias variedades de otras plantas de este tipo. Así que como los días de otoño han llegado es hora de ir dándole a tu cactus su espacio para invernar. Cuidando de que tenga suficiente agua, pero no regarlo demasiado. El truco ideal es el que funciona lo mismo en invierno que en verano, regar hasta que la tierra esté seca.

Sin encharcar ni pasarse de agua. Ya sabes que lo ideal es contar con una regadera específica de pequeño tamaño. Que nos permita dosificar el agua para no pasarnos de ella. Después de todo podemos hacerle mucho daño al cactus cuando estamos cuidando de él. Porque podemos pasarnos del agua.

Ante todo, el invierno es para dejarlo descansar. Si quieres trasplantar y ves que está en crecimiento tan bien es buena idea realizarlo. Y si permanece silencioso y calmo, bastará con aportarle agua y luz. Para que luzca saludable cuando llegue el verano.

Imágenes: Unsplash