Hay muchos estilos decorativos que nunca pasan de moda. Se actualizan, se renuevan y saben adaptarse a las nuevas corrientes y tendencias sin perder su esencia. Es justo lo que sucede con el británico. Su elegante toque resiste el paso del tiempo con total éxito y podemos adaptarlo a nuestros espacios ofreciendo una imagen más casual y desenfadada. Te invito a dar un look british a la decoración de tu casa.

dar un look british a la decoración
Fuente: Maisons du Monde

Cuando hablo de dar un look british a la decoración no pienses que voy a proponerte llenar tus estancias de pesados cortinajes y de un mobiliario abigarrado y de líneas clásicas. Probablemente nada tienen que ver con tus gustos. Mi propuesta es hacer cambios más sutiles para que su elegancia deje huella en tu decoración. ¿Me sigues?

Dar un look british a la decoración: ¿por dónde empezar?

Fuente: Pottery Barn

Cuando pienso en el estilo decorativo británico imagino salones y comedores donde la madera y el cuero presiden los ambientes con un buen gusto inequívoco. Estos dos materiales figuran entre su ADN decorativo. Imposible concebir una habitación inspirada en dicha corriente sin su presencia. Así que son una excelente manera de empezar a dar un look british a la decoración de tu casa. A mi me encanta la cálida y sofisticada elegancia que provocan.

Recordemos que no se trata de invadir nuestro salón con maderas y cueros. El objetivo es más bien recurrir a detalles y elementos que nos ayuden a lograr una transformación sutil. Pero sin alterar excesivamente el resto del conjunto. Por ejemplo, ¿qué tal si introducimos muebles auxiliares y complementos en cuero color tabaco? ¿O una lámpara con detalles de madera junto con una alfombra en algodón y piel? Seguro que estos materiales se llevan bien con los tonos y acabados que predominan en tu estancia.Y a cambio habrán logrado su cometido. Tu salón comienza a volverse más british.

También te puede interesar:  Dos opciones para eliminar la pintura en la pared

El sofá Chéster: icono de elegancia

Fuente: Xboxhut Home Design

Nada como hacernos con un sofá Chesterfield para lograr un golpe de efecto magistral para dar un look british a la decoración. Es único para aportar una nota chic y exclusiva. Icono por excelencia de la elegancia que caracteriza a dicho estilo. Desde luego, si estamos pensando en renovar el sofá, es una oportunidad de oro para hacer que esta pieza se convierta en la reina de la nueva imagen que lucirá nuestro salón o zona de estar. Ahora bien, debemos de tener claro que su inconfundible estética, con su capitoné y su respaldo y brazos a la misma altura, si marcará a fondo el estilo de la habitación.

Yo apostaría por un Chéster sin dudarlo. Tan capaz de dar un guiño retro a nuestra decoración actual. Reconozco que soy una incondicional de este sofá con siglos de historia a sus espaldas. Al parecer adoptó el nombre de un conde inglés, diplomático y hombre de letras que fue pionero en su época como creador de moda. Los primeros modelos surgieron en el siglo XIX y comenzaron a verse en los salones de los clubs de caballeros londinenses.

Además hay muchas maneras de integrarlo sin que parezca una pieza excesivamente clásica. Tradicionalmente realizado en piel, las versiones actuales se decantan por otras tapicerías. Entre ellas el terciopelo, en grises, negros, burdeos, etc. Y también hay modelos en blanco, ideales para encajar en salones de líneas minimalistas.

Papeles pintados florales: la campiña inglesa en casa

Fuente: papeles de los 70

Si te gustan los papeles pintados de diseño, son otra idea de revista para dar un look british a la decoración. Ahora que están a la cabeza en las listas de tendencias decorativas, resulta de lo más estimulante buscar revestimientos de papel. Recordemos que este tipo de materiales también llevan el sello inconfundible del estilo británico, inspirados en los idílicos paisajes de la campiña inglesa.

También te puede interesar:  Ideas prácticas para mantener el orden en casa

Así que adelante con la propuesta. Lo ideal es optar por jugar con ellos en pequeñas dosis, si buscamos ese cambio sutil del que te hablaba antes. Tal vez sea suficiente con revestir una pared. O bien crear un alegre zócalo de motivos florales, etc. Y si te apetece más la propuesta de lucirlo en lugares menos habituales, piensa en el cuarto de baño.

Fuente: a note on Style

También existen opciones más arriesgadas y con resultados muy efectistas, donde los motivos florales pueden desplegar todo su esplendor en tus interiores domésticos. Pero de otra manera. Concretamente, trasladándolos a otra superficies de las estancias, como por ejemplo los textiles y las tapicerías. ¿Has visto cuántas ideas para dar un look british a la decoración?

Dulces sueños junto a un mullido capitoné

Fuente: gameol.info

Los dormitorios actuales también pueden experimentar estos sutiles cambios para dar la bienvenida al estilo british. Hay muchos detalles decorativos que lo permiten. Entre ellos, el cabecero de capitoné. Aunque esta tapicería tiene origen francés, está estrechamente ligada a la historia de la decoración inglesa. Las versiones más neutras y fáciles de adaptar en ambientes contemporáneos son las de colores claros y cálidos. Los tonos oscuros, son un acierto seguro si queremos una nota de exclusividad.

Estos cabeceros, además de su estética inglesa, son comodísimos para apoyarnos en ellos si somos de los que nos relaja y apasiona leer en la cama. Y fáciles de diseñar si practicamos el concepto DIY y nos parece genial la idea de tapizar un cabecero con esta clase de tapizado. Así de atractivo puede resultar dar un look british a la decoración. ¿Cuál es tu idea favorita?

Compartir