Algunas personas escapan del verde para la decoración de su hogar, pero este color es por demás versátil en lo que se refiere al acondicionamiento de ambientes. Sea por la cantidad de tonos que solo por si cambian el ambiente, sea por la armonía de combinaciones que el verde puede hacer con otros tonos neutros como beige, blanco o castaño.

Los verdes más oscuros y sobrios son óptimos para ambientes clásicos, especialmente aquellos que pretenden trasladarse al tiempo en que el piso alfombrado y las divisiones revestidas de papel de pared eran tendencia. Por su parte los tonos “secos” o sea aquellos en que existe una mayor concentración de pigmento amarillo, son mas livianos y luminosos para la casa.

clip_image003

Ambiente natural

El verde es un color extremadamente natural, de por si es el color más ligado a la naturaleza. Trasladarla a nuestros hogares es bastante más fácil de lo que se imagina. La combinación del verde con colores de “tierra” como el castaño, beige y amarillo oscuro permiten que el ambiente sea liviano y fresco, al mismo tiempo de volverlo muy acogedor.

Las casas rústicas y de campo siempre quedan muy “simpáticas” cuando son decoradas en esta paleta de colores, especialmente cuando combinamos los colores con objetos naturales, como flores y plantas.

clip_image004

Modernidad e Irreverencia

La decoración contemporánea permite también la inclusión del verde, principalmente los tonos más frescos y brillantes. La idea de este estilo de decoración es muy simple: limpiar la decoración de aquello que es superfluo, volviendo a las divisiones funcionales y prácticas sin dejar de lado el confort necesario.

Entonces una de las mejores formas de aplicar el verde en la decoración, en caso que aprecie esta tendencia, es colocar objetos relevantes y vistosos en el color pretendido. Visto que el blanco es una de las opciones preferidas en el estilo contemporáneo como color de base, la combinación de este con el verde, sin dudas es una elección acertada. Es apenas necesario tener cuidado para no caer en los excesos y exagerar en la cantidad de verde de cada ambiente.