En el artículo anterior hablábamos sobre algunas normas a tener en cuenta si queremos decorar nuestro hogar al más puro estilo Feng Shui.

Otro punto esencial, dentro de esta filosofía oriental, será mantener cierta austeridad, nada de objetos ostentosos y que desafíen al bolsillo.. no acumules objetos inútiles.. siempre reciclalos y alargándoles la vida o dónalos… etc.
Como hemos comentado más arriba el color, en la filosofía del Feng Shui, es de lo más importante. Los colores y tonalidades influyen directamente de manera positiva o bien negativa. 
Para saber cómo van los colores tenemos que tener claro que irán dependiendo del punto cardinal al que den cada una de las habitaciones de la casa. Por ejemplo el color verde podemos ponerlo en las zonas este y sudeste del hogar.
El color blanco irá en la parte oeste y noroeste, el color amarillo y otros más terrosos van en las habitaciones que den al nordeste. El color azul o negro van en la parte norte y el color rojo o fuego van en la fachada al sur.
Lo suyo es que tu dormitorio sea en color azul o verde, son colores de reflexión por ello deberíamos poner la habitación en la parte norte de la vivienda o bien en el oeste y lo pintamos en blanco.
Otro factor importante es la iluminación, lo ideal es que sea lo más natural posible.. así transformaremos los ambientes. La luz natural hace que nos sintamos mejor, si puede ser que también de el sol.
Toda la decoración que se base en este tipo de filosofía deberá buscar cierta armonía con la naturaleza, los sentidos, la iluminación, la tierra.. 
Por último te comentamos que el Feng Shui es cambio, es un estilo sujeto al dinamismo por ello el juego con el agua es muy importante, la naturaleza es muy importante y las plantas son esenciales.