Hoy os presento una divertida manualidad para Halloween que sin duda será de las preferidas de hacer por los niños, ya que de una manera muy sencilla se consigue un resultado que con una luz indirecta o con la luz negra de una fiesta puede resultar terrorífico.

Seguro que ya estás pensando en la decoración de Halloween y con muy pocos materiales podrás hacer tus propios cerebros flotantes, nosotros los hemos hecho en un cuenco de cristal, pero en un gran tarro de cristal puede dar el efecto del cerebro guardado por un científico loco…

Para hacer esta manualidad necesitas los siguientes materiales:

  • Coliflor, una entera o un trozo según el tamaño que desees conseguir
  • Colorante alimenticio de color azul y amarillo
  • Un cuenco o bote de cristal
  • Agua

El video-tutorial te muestra los sencillos pasos para conseguir esta manualidad de Halloween:

Además os dejamos las fotos de nuestros cerebros flotantes