En el artículo de hoy os contamos una bonita idea para la decoración de la habitación de nuestros niños. Con tan solo dos piñas y un poco de arcilla vamos a realizar esta parejita de erizos. Fácil y sencillo, así aportaremos un hermoso detalle a la estancia de los más pequeños.

Materiales:

  • Arcilla polimérica
  • Una piña
  • Rubor en polvo
  • 2 cuentas negras
  • Pinceles
  • Palillo
  • Pegamento

Paso a paso:

Si te gusta la arcilla, esta actividad se te dará genial… además también podemos hacer los erizos junto a nuestros hijos. Lo primero que aremos es modelar una bola, con la arcilla. Una vez hecho aplana uno de sus lados sobre la mesa, mientras le vamos dando forma de cono. Después coge la piña e hinca la bola -ahora hecha un cono- en la parte más plana de la piña y, por último pellizca un poco la punta para formar la nariz respingona.

Realiza cuatro bolas más de barro, estas serán las patas del erizo. Dales forma alargadas y ubícalas en la zona inferior de la piña… piensa que el objetivo es que el erizo se mantenga de pie para ,así poder decorar cualquier superficie de la estancia… es por ello que colocaremos las patas en las zonas donde veamos que pueden sostener el peso de la figura. 

Una vez buscado el equilibrio, realizamos los pequeños detalles de los pies, como los dedos… esto lo haremos con ayuda de un pequeño palillo o alambre para poder dibujar. Basta con marcar los dedos.

detalle pies de erizos a mano

Ahora realiza dos bolas más pequeñas, estas se convertirán en las orejas. Aplánalas un poco y ubícalas en el lugar correspondiente. Para hacer los detalles de la oreja puedes ayudarte del pequeño palillo o la parte de atrás de un pincel pequeño.

Ahora con el palillo de madera haz un hueco en la punta de la nariz y alli colocamos otra bola de arcilla… esta será la nariz que luego podremos pintar. Para los ojos insertamos las cuentas que hemos elejido. Recuerda hacer la boca con el palillo, una sonrisa feliz.

Para hacer el rubor de las mejillas y el interior de las orejas, aplica un poco de color en polvo y sopla el exceso. Esto lo haremos siempre que no pintemos la arcilla. Ahora toca el secado del barro, para ello lo hornearemos según las instrucciones del envase de la arcilla.

Cuida el exceso de cocción, pues puede abrir la piña y el barro desprenderse. Si se desprenden partes de la piña, al hornear, siempre puedes volver a pegar las partes.

Por último decirte que si quieres pintar tus erizos, primero lija con grano fino y luego aplica pintura de base blanca. Una vez secos colorea los animalitos como más te guste. Por último te contamos que también podemos sustituir la arcilla por plastilina!

puercoespin o erizo listo

Compartir
Artículo anteriorUna mesa otoñal en el jardín
Artículo siguienteAmarillo por la fineza
Silvia Martínez Casares
Diplomada en Educación social; técnico en laboratorio de imágen; tengo mucha experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria... etc. Además soy peluquera.. cosas de la vida! Por otro lado me encanta dibujar, la fotografía, la música, leer por la noche, Moto GP, la danza y claro está escribir (Tengo algunos cuentos y relatos cortos)... entre muchas otras cosas!