La decoración del cuarto de un bebe puede ser mas simple de lo que se imagina a pesar de todas las ansias de los futuros padres. La decoración de cuarto del bebé debe ser un momento vivido en la pareja y compartir lo máximo posible esta instancia ya que es el primer paso en la recepción del nuevo miembro de la familia.

El tema y los colores

El primer paso para decorar el cuarto de un bebé es la elección del tema y de los colores a utilizar en la decoración. Evite los colores clásicos: para niñas el clásico y que siempre gusta es el color rosa y para los niños los tonos más sobre el azul.

Innovar es la clave, pues es mucho mejor que ceñirnos a los gustos de otras personas solo por ser “clásico”.

Resístase a la tentación de hacer una decoración infantil en demasía, inclusive siendo un cuarto para bebé y principalmente que hacerlo demasiado infantil y principalmente si esto se vuelve demasiado oneroso.

Es posible crear un cuarto para un bebe sin que este tenga un tema muy infantil, los propios juguetes del niño y la ropa de cama ayudarán a crear el ambiente del cuarto. Pronto estará agradecido de no haber sobrecargado el cuarto con demasiados adornos infantiles porque a medida que el niño crece deberá ir cambiándolos por algo diferente.

Los muebles y el orden

Para un bebe no es necesario demasiado mobiliario. Basta con una cuna, una cómoda para guardar su ropa y una mesa a veces llamado cambiador para hacer allí el cambio de pañales.

Si lo deseas podrás colocar también un armario, pero tenga en cuenta comprar uno que dure un buen tiempo y pueda utilizarse inclusive cuando el bebé comience a crecer. Más adelante también necesitará cajas para colocar allí los juguetes y artículos de pintura y diversión que tenga.

Evite muebles con puntas, que puedan hacer daño e intente elegir piezas fáciles de limpiar. En este consejo se incluye también el no abarrotar el cuarto del peke con demasiados muebles para evitar la acumulación de polvo que puede llegar a provocar alergias y rinitis.