Todos tenemos nuestras preferencias, a algunos les gustan las historietas y a otros los deportes. Esto es algo que sucede en todos los ámbitos de la vida y en la decoración a unos gustará la más clásica y otros quieren imponer un estilo más personalizado, agregar a la decoración aquellos elementos que más disfrutan, como por ejemplo espejos, flores o jarrones, por decir algunos pocos. Hoy queremos sugerirles una forma personalizada, si te gustan los jarrones, de decorar el salón, un pasillo, o la entrada al hogar.

Hay toda clase de jarrones y comprensible es que a unos gusten unos y no otros. Los jarrones de cerámica con inspiración china, suelen ser de los más admirados, los hay de diferentes tamaños y diferentes colores y diseños, así que puedes armar con pocos, suficientes jarrones para decorar un rincón del salón, quizá un gabinete o bien una mesa, lo que tu prefieras pondrá una nota de elegancia y originalidad al entorno.

Los amantes de la cerámica y jarrones pueden decantarse por decorar con jarrones en un solo color y estilo o convertir en una muestra de encantadoras piezas, decorando con varios estilos y colores, tamaños y formas. Hay que tener en cuenta el aspecto de cuidado de las piezas, la cerámica no suele ser barata por su  misma elegancia y calidad, y debe colocarse en un gabinete donde estén a la vista para ser admirados pero que no estén expuestos a romperse al primer movimiento.

La decoración con jarrones tal y como se aprecia en estas dos sugerencias, es muy hermosa pero también delicada, por lo que este tipo de decoración no la consideraríamos en un entorno donde hay niños pequeños, que todos sabemos movidos por la curiosidad pueden hacer enormes destrozos. Si aún con pequeños en casa quieres decorar con tus jarrones preferidos, considera colocarlos decorativamente en alto.