Hay que recurrir a muchos trucos para decorar el hogar, a veces no tenemos mucho espacio y eso determina la decoración, pero no por ello debe determinar que no sea atractiva, todo lo contrario, puede y debe  ser muy atractiva. Hoy nos concentraremos en un salón que tiene poco espacio. En el que un juego de muebles de salón tiende a limitar el espacio, y hacerlo ver sobrecargado y hasta cierto punto asfixiante por “reducido”.

Y sin embargo, necesitamos un sofá en el salón. Para ello podemos prescindir de los muebles adicionales como el love seat y el sillón  orejero para concentrarnos en decorar con sofás de esquina. Es hermosos sofás que se pusieron tan de moda en los años ’70 fueron relegados las décadas posteriores cuando la moda era, tener tantos muebles en la sala que lo que nos faltaban eran personas para ocuparlos todos, así es la decoración, como la moda en general vuelve a lo que ya hemos visto antes.

Y ese volver, es recuperar las ventajas de decorar con sofás de esquina o “sofás triangulares” un acertado para empotrar en una esquina y a partir de ahí ir decorando, lo pegas a la pared, lo dejas en el centro, ocupa espacio eso sí, pero reduce la cantidad de mobiliario e igualmente se sientan cómodamente ahí cuatro personas, vamos, una familia de cuatro viendo la televisión en un domingo de estar en casa.

Cuatro invitados a comer, pero claro que cuando haces fiesta, tienes que traer más muebles adicionales y estar “apretado” es parte de la diversión, no lo es tanto cuando quieres descansar, y es tan práctico que puedes dormitar en él al final del día, acurrucarte con tu pareja en una fría tarde de otoño, traer a los niños a que vean la película una noche de invierno, y bien elegido se convierte en un  encantador detalle, como los que te  mostramos en las imágenes.