Seguro que conocéis a muchas personas que si pudieran cambiar algo de su casa, empezarían por la cocina, y siempre dirán que es para hacerla más grande.  A todos ellos, les invito a que vean el apartamento de hoy.

Si las palabras “Apartamento en París” llevan a tu cabeza un montón de imágenes preciosas con vistas a la Torre Eiffel, abre los ojos para ver la realidad. No todos las ventanas tienen unas vistas increíbles.


El interior de este apartamento, ha sido decorado con el mayor gusto posible, teniendo en cuenta sus medidas reducidas. Es por eso, que cuando llegas al salón, te encuentras unas pocas sillas y la mesa central esta sobre otra un poco más pequeña. Sin darte cuenta, a mano derecha aparece un pequeño escondite de color rojo que no es otra cosa que la cocina. Es tan pequeña, que si quieres dar un vuelta por ella, deberás dar una vuelta sobre ti mismo.


En tan poco espacio es difícil tener detalles, por eso todo esta cubierto en los armarios, que los podemos encontrar tanto en la parte superior como en la inferior. El color rojo en todo su espacio ayuda a activar este rincón escondido, y también es un reclamo visual por si no la consigues encontrar.


En un apartamento donde cada cosa debe ocupar el espacio justo y necesario, te hace prescindir de todo aquello que es secundario, por eso aquí no encontraremos lavavajillas o electrodomésticos lujosos.

En este hogar puede vivir sin problemas una pareja, pero si se decide ampliar la familia, será mejor que también se cambie de casa.