efecto piedra

Con la pintura podemos obtener un gran número de ilusiones ópticas y de efectos visuales en nuestras paredes.  Las cocinas son las estancias de las casas donde no todo tipo de decoración sirve, ya que  sobre todo deben ser espacios muy bien aprovechados y caracterizados por la funcionalidad.  Sin embargo, existen algunas técnicas, a través de la pintura y el juego de colores, que pueden aportar a nuestras cocinas un aire más desenfadado u original.

Antes de realizar el efecto de bloques de piedra en las paredes de nuestra cocina, debemos asegurarnos que éstas son totalmente lisas.  Si realizamos bien el trabajo con el color y la pintura conseguiremos dar a nuestra cocina un aire más rústico y cálido.

Proceso creativo del efecto bloques de piedra

En primer lugar deberemos pintar la pared con un color base pálido.  Marcaremos los bordes de los bloques de piedra con cinta adhesiva de 1 centímetro de ancho.  En el efecto final, estas líneas harán las veces de mortero.

A continuación, aplicaremos a la esponja dos capas de un color más oscuro que el del mortero.  La segunda capa debemos darla antes de que se seque la pintura de la primera capa.  Para crear la textura es indispensable aplicar mucha pintura.

Retiramos la cinta adhesiva dejando a la vista el mortero.  Para conseguir un efecto de erosión natural hay que aplicar una combinación de sombra quemada con amarillo-ocre.  Ahora podremos pintar algunas grietas.

Superficies interiores con aspecto de paredes exteriores

Para dar un aspecto de pared exterior a una superficie interior deberemos utilizar una pintura granulada para mamposterías de exterior para la capa base.  Esto añade textura y produce un efecto de mortero muy real.

Una vez elegido el color apropiado al tipo de superficie exterior que se desea imitar, aplicaremos la pintura con una esponja marina consiguiendo, así, un acabado adecuado.

Podemos aumentar el realismo realizando el contorno de las formas con un lápiz de mina blanda, y oscureciendo los bordes para darles profundidad.