Snowy Frontyard

En los muebles también se pueden aplicar muchos de los efectos de pintura usados en carpintería, aunque algunos son especialmente más adecuados para el mobiliario.  Los muebles requieren un mayor tiempo de dedicación, ya que sus superficies suelen ser más complicadas, con curvas y detalles, y las superficies deben estar bien preparadas antes de aplicar cualquier tipo de pintura.

Preparación de las superficies

En algunos muebles podemos encontrar algunos orificios que deberemos cubrir antes de lijar y pintar.  Para ello utilizaremos una masilla adecuada para superficies finas, y la aplicaremos con la punto del dedo.  Para lijar el mobiliario también deberemos utilizar un papel de lija fino, ya que el papel más grueso puede deformar los perfiles y las molduras de las piezas.

Aplicación del Metal Holandés

El dorado auténtico o acrílico es un trabajo artesano muy especializado, que exige años de práctica y que además es muy caro.  El llamado “metal holandés” es un buen sustituto que resulta mucho más económico.  Para obtener un efecto dorado en nuestros muebles o en los marcos de los cuadros, también podemos utilizar pintura esmaltada, que resulta una solución económica y fácil de aplicar, haciéndolo en pequeñas cantidades.

Comenzaremos por aplicar una capa base al marco y dejar que se seque.  A continuación aplicaremos por toda la superficie la cola dorada, que teñiremos con un poco de sombra quemada.  Debemos dejar secar la superficie hasta que la notemos suficientemente pegajosa.

A continuación, colocaremos con mucho cuidado las láminas de metal holandés con la cara hacia abajo, y fijándolas en la moldura con una brocha blanda.  A continuación quitaremos el forro dejando el metal.  Una vez que la cola esté seca pasaremos un paño.