Los muebles de espejo ¿son una asignatura pendiente en tu decoración particular? Excesivamente lujosos, demasiado clásicos en su elegancia… Es lo primero que solemos decir de ellos cuando nos imaginamos cualquiera de estas piezas. Por una u otra razón, no terminamos de verlos en nuestros ambientes. Pues bien, reserva un hueco para ellos en casa porque pueden ser todo un descubrimiento. Te cuento cómo y porqué.

muebles de espejo
Fuente: Grün Beck

Los muebles de espejo nos pueden parecer maravillosos por separado, expuestos en tiendas o como primicias de diseñadores e interioristas. Cuando llega el momento de pensar cómo integrarlos en nuestra decoración, por lo general nos surgen unas cuantas dudas. En qué estancia ponerlos, con qué tipo de mobiliario quedan bien, cuáles son los accesorios decorativos que más pegan, etc.

Muebles de espejo: bienvenida a lo grande

Fuente: artefactum

Tal vez la primera idea un tanto equivocada que tengamos sobre los muebles de espejo es su asociación a estilos decorativos muy marcados. O bien excesivamente glamourosos, o un tanto barrocos y clásicos. Aunque esto es cierto, también lo es que existen diseños más neutros, que probablemente sintonizan de miedo con nuestra decoración. Y que sin duda son más fáciles de mezclar con otras tendencias.

Si esto es así, ¿por qué no apostar por alguno de estos modelos si nos atraen los muebles de espejo y su exquisita imagen? Son una versión actualizada, con un look contemporáneo en sus líneas. Aparadores, mesas de centro, mesitas auxiliares… Una de sus principales características es que suelen reservar este material tan singular solo para sus frentes, dosificando su efecto.

Es decir, estas piezas también están fabricadas con otros materiales más cálidos y sobrios, como las maderas oscuras. Otra opción es que luzcan un acabado ahumado, de plena actualidad. En cualquier caso, todos pueden quedar de maravilla en salones con muebles modernos, en recibidores de techos altos y con una cierta belleza espacial, y en espacios diáfanos y multidisciplinares.

También te puede interesar:  Muebles rústicos

Diseños minimalistas con motivos geométricos

Fuente: Copenhagen cocreation

Más opciones de muebles de espejos que nos pueden encajar a las mil maravillas en nuestros espacios domésticos son las piezas con formas geométricas. ¿Las has visto alguna vez? Aunque a primera vista pueden parecer excesivamente atrevidas, o muy alejadas de nuestros gustos, es sorprendente lo bien que se adaptan a estilos eclécticos, o directamente muy actuales.

Precisamente en su sencillez formal radica el encanto de su estética, sofisticada y a la vez neutra. En cuanto los veas, te apetecerá reservar un hueco para ellos en tus habitaciones. Como por ejemplo las mesitas auxiliares de líneas geométricas, perfectas para crear rincones muy chic en el salón.

Fuente: Merino Manuel Merino

Igual ocurre con los aparadores y consolas revestidos con este material, y que parecen estar tallados por la geometría de sus líneas. Estas piezas siguen siendo un icono para el diseño de interiores. Y desde luego un aliado de lujo para crear ambientes exclusivos. Las alfombras de tejidos naturales, incluso con un aire artesanal, pueden poner un contrapunto fantástico al conjunto decorativo.

Mucho glamour en los dormitorios

Fuente: Pier1 imports

¿A quién no le apetece un poco de glamour en nuestro hogar? Y si es en la decoración del dormitorio, mejor que mejor. Los muebles de espejo pueden ser justo el toque magistral para lograr ese efecto, sin temor a equivocarnos.

Las mesillas, tocadores y armarios revestidos con este material dan muchísimo juego a la hora de vestir nuestras estancias más privadas. Son toques de glamour a los que es difícil resistirse. Un gran descubrimiento cuando estamos decididos a que el estilo de la decoración tenga un aire realmente chic. El efecto es espectacular.

También te puede interesar:  Mucha cama y poco espacio: soluciones

Ahora bien, conviene tener en cuanto ciertos aspectos para acertar en el resultado final. En primer lugar dosificarlos, apostar por una o dos piezas, es una medida acertada. Sobre todo si pretendemos evitar que no resulten excesivos. Después, adornarlos con accesorios y elementos muy sutiles y poco voluminosos. Lámparas de mesa con pies de cristal, jarrones de vidrio con flores naturales y objetos tallados en piedra pueden ser esos compañeros.

Lucirlos al máximo en zonas estratégicas

Fuente: Altxa

Y como broche final, merece la pena buscar para ellos un lugar preferente en los dormitorios. La idea es que se luzcan al máximo. Nada de utilizarlos con timidez. Hay muchos puntos estratégicos que podemos convertir en su espacio. Quizá en una pared desnuda, bajo la ventana o un balcón, aprovechando un ángulo muerto… O tal vez en la zona reservada a usar como vestidor.

Atención también a otro aspecto importante. Como son piezas que captan un gran protagonismo visual, conviene que no haya cerca otros muebles. Y en caso de hacerlo, lo ideal es que sean más pequeños. Por sí solas generan brillos, destellos y reflejos que hay que saber rentabilizar.

También en la cocina, claro que sí

Fuente: design milk

Quizá te sonará extraño, pero los muebles de espejo también tienen cabida en las cocinas actuales. Así que, ¿por qué no en la tuya si estás pensando en renovar el mobiliario? De hecho, cuando lo hacen se presentan con diseños muy modernos, capaces de transformar por completo el estilo decorativo que había anteriormente. Apostar por ellos en esta espacio de la casa significará un cambio de imagen total que no dejará desapercibido.

También te puede interesar:  Muebles de cocina en metal a medida

Las cocinas decoradas con ellos adquieren un estilo contemporáneo espectacular, casi de vanguardia. Importante no olvidarlo. Pueden presentarse como islas de trabajo sumamente sofisticadas y para recubrir campanas. O para zonas de almacenaje y frentes de armario. En este espacio de la casa se vuelven más funcionales que nunca, pues deben garantizar un adecuado mantenimiento. Y también una manera fantástica de duplicar la luz del espacio, ya que la potencian y expanden.

¿Te animas a incorporarlos en tu decoración?

Compartir