Redondos o rectangulares, grandes o pequeños, sencillos o muy barrocos. Los espejos vintage son capaces de añadir glamour y elegancia a cualquier rincón de tu casa. Aquí tienes los modelos que más triunfan entre los apasionados por el interiorismo y la decoración. ¿Cuál será tu favorito?

espejos vintage
Fuente: Koket

Hay elementos que son todo un must en materia decorativa y uno de ellos, en mi opinión, son los espejos. Y si hablamos de espejos vintage la cota de elegancia se dispara alcanzando límites insospechados.

Así que si tienes un espejo de estilo vintage, y además original, tienes todo un tesoro. Lo pongas donde lo pongas llamará la atención por sí mismo y se convertirá en el centro de todas las miradas.

Espejos vintage que cambian el espacio

Fuente: Scaramanga

Son la pieza ideal en cualquier salón, añadiendo una nota vintage perfecta, especialmente si la combinas con otros estilos decorativos. Y como hay diferentes tipos o modelos entre los que elegir, seguro que encuentras uno que te guste a rabiar.

Decorar la casa con espejos vintage te ayudará a crear sensación de mayor amplitud, ya que reflejan y multiplican la luz. De esta forma los ambientes resultan más luminosos y espaciosos. Son un truco infalible para cambiar la concepción del espacio.

Pueden ser grandes, tamaño XXL, o más pequeños. Los grandes pueden colocarse en la pared más importante del salón, por ejemplo, mientras que una composición de varios espejos pequeños queda bien en cualquier rincón.

Dorados, redondos, sin marco… A continuación te cuento cuáles son los espejos vintages que levantan pasiones.

Con marcos dorados y antiguos

Fuente: 6indy

Estos espejos vintage de marcos barrocos en un dorado apagado y ligeramente mate son una belleza. Los encontrarás de distinto tamaño y con un sinfín de decoraciones, ondas, volutas, etc.

También te puede interesar:  Ideas para decorar con pósters del cine clásico

Si tienes la suerte de encontrar un modelo antiguo en un anticuario, hazte con él (siempre que esté a tu alcance, porque seguramente no será barato). Lucirá allí donde lo coloques y aportará a tu casa un gran valor decorativo, por muy modernos y funcionales que sean los muebles de tu salón, o aunque sean fan del estilo nórdico, tan sencillo y natural.

¿Quieres tener un espejo de este estilo pero se escapa de tu presupuesto? Siempre puedes comprar en algún rastro o mercadillo un marco dorado antiguo (más baratos que los espejos) y llevarlo al cristalero para que te ponga un espejo cortado a medida. Y para darle un toque más real, puedes crear sobre el espejo una pátina antigua con pintura.

Dentro de esta tipología se pueden incluir los espejos con forma de sol. Llevan muchos años siendo los favoritos de los amantes de lo vintage, pero no pierden relevancia. Hay muchos entre los que elegir, pero los originales no son tan frecuentes de encontrar.

Sin marco y con el borde biselado

Fuente: Architettura X Tutti

Personalmente este tipo de espejos vintage me encantan. Son diferentes, muy bonitos y poseen un punto art decó que me resulta especialmente decorativo. Los encontrarás con diferentes formas y tamaños, aunque lo habitual es que no sean demasiado grandes.

Fuente: Architettura X Tutti

Solos o combinados con otros espejos, aportarán un toque personal a cualquier habitación. Si los pones en el recibidor, pueden convertirse en toda una declaración de estilo que llamará la atención del visitante.

De madera y despintados

Fuente: Scaramanga

Un bonito espejo de madera, con cierto aire rústico, puede quedar genial en tu salón. Suelen estar despintados, al más puro estilo shabby chic, y consiguen un efecto muy especial si los combinas con piezas de otras tendencias más clásicas, o más modernas.

También te puede interesar:  Cómo decorar una bandeja de plata para espacios vintage

¿Tienes una chimenea en el salón? Pues coloca uno de estos espejos vintage sobre la repisa para crear sensación de altura. Y, otra cosa, ten cuidado con lo que se refleja en los espejos. Procura que sea algo que quieres que todos vean y no esa parte de la pared que te gustaría ocultar. Esto vale para todo tipo de espejos y para todas las habitaciones de la casa.

Con estante incorporado

Fuente: Architettura X Tutti

Uno de estos espejos vintage, de marco metálico y con una balda en la parte inferior, resultará perfecto para recrear un estilo industrial, por ejemplo, en el cuarto de baño. Combínalo con un lavabo y grifería de aire retro y tienes el éxito asegurado.

Espejos vintage redondos y grandes

Fuente: Architettura X Tutti

Me encantan los espejos redondos, especialmente si son grandes y vintage. Con uno de ellos decoras toda una pared, aportando glamour y carácter a raudales. Además de conseguir esa sensación de amplitud y luminosidad de la que te hablaba al principio.

Hay un sinfín de modelos para elegir, con marcos más o menos gruesos. Triunfan también los espejos redondos concavos o convexos, que son muy originales.

Como ves, decorar con espejos vintage es una de esas ideas geniales con las que añades a tus espacios más valor estético. Y una forma maravillosa de rendir tributo a la luz. ¡Anímate y pon un espejo en tu salón!

Compartir