Hay que reconocerlo hasta hace poco, poco nos solíamos arriesgarnos en colores vibrantes para la decoración del salón o el dormitorio. Hoy la paleta de colores está llena de opciones a cada una más colorida dentro de las distintas opciones de color y sus respectivas tonalidades. Ya no tenemos que ser tímidas a la hora de decorar, podemos aprovechar el máximo colorido.

Hoy te mostramos una idea genial para decorar, y es utilizar el color turquesa combinado con el negro. El turquesa es uno de los colores más antiguos del mundo, existía ya en muchas culturas de la antiguedad y se le confería una relevancia especial por su belleza. El negro en cambio es un color asociado en muchas maneras diferentes pero que aunque antiguo no tiene la relevancia cultural del turquesa, y sin embargo como todos los contrastes fusionan espléndidamente en esta decoración de salón.

En esta decoración de salón en realidad se recurre a tres colores, y ya sabes que el blanco es un color considerado básico para la decoración en general, en esta decoración de salón turquesa con negro, el blanco equilibra el contraste y ya sabes que se antepone con elegancia al negro y se combina con el turquesa porque son igualmente luminosos. Un salón un tanto minimalista en que los tres colores ocupan todo el ambiente, es un entorno perfecto.

El aspecto de orden total y la luminosidad son dos de las características emblemáticas de esta combinación de colores, así que no tienes más que pensar en ellos y decidirte. Comprobarás que al mismo tiempo es una decoración alegre e inspiradora, que gustará a los que te visitan como a todos en casa, porque supone un sentirse en un entorno de luz y color en que ambos están perfectamente equilibrados y también es una decoración enteramente moderna.