Con el paso del tiempo las paredes de nuestra casa se van ensuciando, por lo que cada cierto tiempo es necesario renovarlas. Si se te ha pasado por la cabeza hacerlo tú mismo, sigue leyendo porque este artículo te interesa. Vamos a darte algunas claves para que te animes a pintar la casa y la experiencia sea todo un éxito.

pintar la casa bruguer
Fuente: Bruguer

El paso del tiempo, los roces imprevistos con los muebles, el polvo y la suciedad, las manos de los niños… Son muchas las cosas que ensucian a diario nuestras paredes. No importa el cuidado que pongamos en que se mantengan limpias y sin manchas. Al final siempre terminan por ensuciarse. Por eso pintar la casa cada cierto tiempo es necesario e imprescindible.

Lo cierto es que, de unos años a esta parte, se ha detectado una tendencia cada vez más y más creciente. Según esta tendencia, muchos los españoles que se deciden a pintar la casa por sí mismos sin tener que recurrir a un profesional.

Un estudio realizado en nuestro país por la firma de pinturas Bruguer en 2017 aporta los datos. Alrededor de un 40% de los españoles toma la determinación de pintar la casa ellos mismos. Por otro lado, el 19% prefiere contratar a un profesional para que haga el trabajo.

Pasión por el DIY… hasta para pintar la casa

Fuente: Bruguer

Son varios los motivos por los cuales una gran parte de los españoles decide pintar la casa por sí mismos. Nada menos que un 40% según el estudio de Bruguer, como ya te comentaba antes. El ahorro que supone esta decisión es uno de los más destacados.

También te puede interesar:  Cómo pintar una casa pequeña eligiendo los colores más adecuados

Aunque también hay otra razón que tiene cada vez más peso. La tendencia cada vez más dominante del gusto por el hazlo tú mismo.

Esta pasión por el DIY se refleja en muchos aspectos de la vida, y en la decoración de la casa juega un papel decisivo. Por eso, pintar las paredes sin llamar a un pintor profesional es una de las cosas que nos gusta hacer. Y es que los trabajos de pintura son asequibles y están al alcance de cualquiera. Claro está, siempre que sean sencillos y no nos metamos en berenjenales de los que luego no sepamos salir.

Los gustos de la mayoría

Fuente: Westwing

El estudio de Bruguer desvela algunos datos interesantes, en relación a la manera en la que nos gusta pintar la casa a los españoles. En lo que a los colores se refiere, la mayoría de la gente prefiere los colores claros. En total, un 44% de los españoles, según el estudio de esta firma de pinturas. Además, de ese porcentaje, el 10% opta por el blanco, frente a otros tonos.

No es raro que esto sea así, ya que los colores claros aportan mucha más luz a los ambientes y hacen que cualquier habitación parezca más amplia.

Fuente: Westwing

También conviene tener en cuenta las modas, a la hora de analizar el asunto y ver en qué cambian o no los gustos de la gente. Es cierto que ha habido épocas en las que pintar cada habitación de un color era casi una norma no escrita, así como utilizar colores intensos y muy vivos.

En otros momentos la tendencia que asumía la mayoría apostaba por pintar la casa de blanco, desde el principio hasta el final. En cualquier caso, la pintura a la hora de decorar las paredes tiene algo muy bueno. Siempre puedes cambiarla si te das cuante de que te has equivocado totalmente.

También te puede interesar:  Antes y Después: Reformas con madera

¿Qué no te gusta nada como ha quedado el salón porque ese bonito gris que elegiste ahora parece un azul de guardería? ¡Pues vuelve a pintar! Y mejor si convences a alguien para que te ayude…

¿Con cuánta frecuencia?

Fuente: Bruguer

En el asunto de la frecuencia con la que se debe pintar la casa, hay mucho que decir. Todo depende de cada caso, del momento de la vida en el que estemos, etc.

Por regla general, la mayoría de nosotros pintamos las paredes por razones de higiene. Y para eso, con que lo hagas cada tres años es suficiente. En especial, si utilizas pinturas de calidad. Estas suelen presentar alta lavabilidad y resistencia, con lo cual te pueden durar perfectas mucho tiempo.

Ahora bien, hay ocasiones en que se puede alargar más el tiempo. Por ejemplo, si tus hijos son muy pequeños, quizá sea mejor esperar un poco más. En cualquier caso, podríamos poner el límite en 4 o 5 años.

Pero también hay mucha gente que pinta la casa por el deseo de renovar la decoración. Quieren cambiar de color o poner en práctica algún efecto decorativo especial. En ese caso, la frecuencia con la que pintan la casa estas personas es mucho menor.

Sea como sea, si te estás planteando pintar la casa tú mismo, seguro que te viene bien echarle un vistazo a este artículo en el que te damos algunos consejos prácticos para pintar las paredes.

Compartir