Cuando la cocina ya esta diseñada y construida y nosotros llegamos a este hogar es mucho más económico que en vez de remodelar toda la construcción tratemos de darle u toque distinto y de buscarle el giro de otra manera, por ejemplo redecorando con sus elementos básicos.
El objetivo que tiene un elemento decorativo es marcar, destacar la decoración y por ello en una cocina trataremos de usarlos de manera cautelosa porque lo que más importa aquí precisamente el espacio y no el abarrote de mobiliario y accesorios.

Podremos comenzar nuestra tarea de redecoración de nuestra cocina cambiando por completo nuestros utensilios. Estos son fáciles y baratos d reemplazar, lo cual no genera u gasto y un esfuerzo mayor solo necesita buen gusto.
Por su puesto que compraremos elementos útiles o mejor dicho como lo dice su palabra, utensilios. Pero prestaremos mayor atención esta vez no solo en la calidad sino que buscaremos detalles decorativos armoniosos como por ejemplo el mango de los cuchillos, tenedores, cucharas, cucharitas y demás elementos que sirvan para cocinar y degustar, pero por supuesto estos tendrán que estar de manera ineludible en composé con el resto de la cocina.

El siguiente paso es conseguir un buen organizador y exhibidor de su nueva adquisición, la idea es mostrarlos como elementos de orden decorativo.

Los platos, ósea toda la vajilla también es muy importante. Es una de las herramientas más fáciles de conseguir porque hasta pueden mandarse a hacer de forma especial en una fabrica de cerámicas. La idea es que tengan que ver con el resto de la decoración, desde el color de las cortinas, hasta el asa de los utensilios. Estos puedes exhibirlos en porta platos bien rústicos o de metal, así como también en un aparador con puertas de cristal que permitan su visualización.

Para darle un toque final a la decoración le invitamos a que siempre tenga sobre la mesada de la cocina una tabla de picar alimentos, de esas clásicas de madera. Increíblemente las tablas enseguida captan la mirada de quienes entran a una cocina, probablemente porque casi siempre son grandes y bonitas. Lo ideal es que el color de la tabla sea distinto al resto pero que contraste de manera increíble.

Con estos poquitos detalles puedes redecorar tu cocina, sin necesidad de romper y volver a construir, solo requiere ingenio y muchas ganas de ver tu cocina radiante.