En el mercado encontrarás diferentes estufas que podrás colocar en tu cocina. Te daremos algunos consejos al respecto.

En las tiendas especializadas encontrarás diferentes estufas que te servirán para ser colocadas en tu cocina, entre las más habituales encontramos las de gas y las eléctricas. Como sucede en diferentes aspecto de la vida, las personas tienen diferentes gustos y necesidades, afortunadamente existen distintos modelos pensando en eso.

Diferentes estufas

Colocar en tu cocina
Fuente: LizzleMf

Elegir la estufa correctamente es fundamental, ya que en ella prepararemos todos los días nuestros alimentos y los de nuestra familia. La elección dependerá de muchos factores, entre ellos el espacio que tengas.

Dentro de los distintos modelos de estufas que encontrarás serán las que funcionan a gas y que son selladas. Este tipo de estufa tiene la ventaja de que son mucho más fáciles de limpiar porque extienden a superficie hasta donde se encuentra el hornillo de gas, así que si se llega a derramar algo en ellas será fácil de limpiarlo. Ademas la mayoría cuenta con u sistema eléctrico de ignición que ayuda en el momento de encenderlas.

Otro modelo que encontramos es el de las cocinas de inducción magnética, que son las más modernas que ofrece el mercado. Su superficie es plana en la parte de encima, lo que también las hace muy fácil de limpiar. La parte superior está creada de un vidrio cerámico que al tacto es frío en todo momento, una buena alternativa para cuando tienes niños en la casa y corren riesgo de quemarse al querer tocar todo. El calor es generado por un campo electromagnético. De esta forma es la sartén y ni la superficie a que provoca que se cocine la comida.

Dentro de los modelos más tradicionales encontramos las cocinas de hornillas eléctricas que están colocadas dentro de unos hoyos en la superficie de la estufa. Este tipo de cocina son eficientes cuando se busca cocinar alimentos ya que calientan a la perfecciona las sartenes. Cabe destacar que pueden ocasionar problemas si se va acumulando suciedad o si, por accidente, se llega a derramar algo. En estos casos lo habitual es que dejen de funcionar.

¿Cuál es la mejor estufa?

Colocar en una cocina
Fuente: Martha SIlvia

La elección dependerá de varios factores, entre ellos si te gusta preparar alimentos de forma cotidiana solo cocinas ocasionalmente Si no piensas en estas alternativas la cocina se podrá volver el lugar más cómodo o el más incomodo.

Primero deberás evaluar si quieres una estufa que sea eléctrica o a gas. Las de gas cuentan con la ventaja de que se calientan más rápido, así que podemos empezar a cocinar casi de inmediato. Las eléctricas necesitan un poco de tiempo hasta que alcancen una temperatura adecuada para la cocción de los alimentos, además se pueden enfriar mucho más lento cuando el tiempo programado se termina o cuando las apagamos, los modelos a gas se enfrían casi inmediatamente.

Otra de las ventajas de las cocinas a gas es que tienen una llama mucho más fácil de ver y de ajustar, así podremos regularlas en base a como nos gusta cocinar. Podemos elegir colocar la llama bien baja, y si bien los alimentos tardarán más tiempo en cocinarse podremos ocuparnos de otros quehaceres domésticos Las eléctricas, en este aspecto, suelen tener sólo tres temperaturas disponibles: temperatura baja, temperatura media y temperatura alta . Así que deberemos enfocarnos en estas opciones para preparar los alimentos.

A pesar de que parezca lo contrario no son todas desventajas las que se nos presentan con una cocina eléctrica Una de las ventajas es que evitaremos usar llamas abiertas en espacios que están cerrados, así los gases y el humo no generará problemas Piensa que una estufa a gas deberá ser controlada de manera periódica para detectar el correcto funcionamiento, ya que puede producir monoxido de carbono que afectará la salud, las cocinas eléctricas no tendrán este problema. Un tema que deberemos evaluar bien cuando vayamos a elegir la estufa.

Estufas eléctricas para el hogar

Colocar en una cocina
Fuente: Conan

Uno de los modelos preferidos dentro del mercado de estufas eléctricas es el de vidrio cerámico, cuya superficie puede ser negra. En ella se coloca directamente los sartenes y recipientes en los que podemos cocinar. La desventaja es que si no la limpias con los productos adecuados podrás rayar su superficie y provocar que pierda su belleza.

Debajo de su vidrio cerámico encontramos los hornillos eléctricos y los elementos de halógeno que son los que dan el color. El hornillo de halógeno se caracteriza por calentar mucho más rápido que los eléctricos. Pero son bastante más costosos a la hora de repararlos y mientras realizan su función Una de las grandes ventajas de este tipo de modelo es que si por accidente se llega a derramar algo no se va a arruinar las conexiones eléctricas, lo cual es todo un problema ya que puede generarse que la estufa deje de funcional inmediatamente.