Las cestas son un elemento decorativo muy utilizado en todo tipo de decoraciones y un elemento decorativo que se introduce en todo tipo de espacios y estancias. Y lo cierto es que las ventajas no son pocas, ya que se trata de elementos que no solamente contribuyen en la decoración a nivel estético aportando cierto encanto al ambiente, sino que también permiten mantener el orden y además, en muchas ocasiones, se convierten en un espacio extra de almacenaje.

Si te gusta decorar con cestas, a continuación te proponemos dos ideas originales para introducirlas en la cocina y también en el baño. Mira:

cestas en la cocina

En una cocina, el mobiliario siempre supone un gran coste económico. Sin embargo, si se trata de una cocina con un aire rústico, se puede apostar por sustituir las puertas de algunos de los muebles por cestas. Las cestas permiten mantener todos los productos, materiales y utensilios propios de una cocina en orden y ‘ocultos’, de manera que el resultado es una decoración con mucho encanto.
En este caso las cestas utilizadas son de mimbre. Sin embargo, adaptar esta idea a tu cocina no es complicado, podrás encontrar en cualquier tienda de decoración cestas en infinidad de materiales, en diversos tamaños y también en una gran variedad de colores.

cestas en el baño

Si no eres capaz de mantener en orden el baño, colocar algunas barras en la pared y colgar de ellas algunas cestas te ayudará a conseguirlo. Esta es una idea muy simple, económica y muy práctica, ya que ofrece un espacio extra de almacenaje en el baño sin restar demasiado espacio.