El apartamento de Carrie Bradshaw en Sexo en Nueva York

Según se entra hay un recibidor con varias mesas, detalles y una gran estantería de libros, y el piso puede recorrerse de forma circular en torno a la cocina que se encuentra en el medio. Si seguimos de frente por la entrada nos encontramos una pequeña salita con varias butacas y la mesa donde más a menudo Carrie se sentaba a escribir sus historias para el periódico.

A la derecha, sin puerta alguna aunque con algunas cortinas para tapar se encuentra la habitación con una gran cama de matrimonio y dos mesillas.

Saliendo de la habitación nos encontramos un enorme vestidor donde Carrie guardaba su ropa más preciada y seguido está el baño que vuelve a dar a la entrada.