Con el calor del hogar y la frescura de la naturaleza: lleva las áreas verdes hasta el interior de tu casa y disfruta de espacios más acogedores, ventilados e iluminados.

La creación de una residencia dinámica, en la que los espacios interiores se relacionaran directamente con el exterior, puede ser en si una obra de arte, un espacio muy bien balanceado que puede ser muy provechoso por quienes habitan en el.

Abrir espacios al exterior, como bien puede ser la cocina, se puede lograr adecuar la vivienda a las necesidades específicas de uno mismo.

Tratar de no ver dos espacios, es decir, no tener indiferencia entre el interior y el exterior, si no que relacionar siempre estos dos espacios y mantenerlos juntos en uno solo.

Poder estar dentro de tu casa y vivir los espacios exteriores a través de las ventanas y las puertas corredizas, hace que tu casa se amplié casi al doble.

Mayormente las personas está acostumbrada a salir atraves de una puerta exterior,  pero no se dan cuenta que también se puede optar por poder desde adentro de la casa poder realizar actividades cotidianas con sus jardines a la vista.

Los caracteres de estos tipos de viviendas se basan en el uso de materiales naturales como la cantera rústica, madera y fierro.