Si te encanta la decoración rústica y buscas algunos detalles decorativos, hoy te mostramos este lindo posafuentes para no dejar ninguna marca en las superficies. Es una buena solución para evitar los cercos de cazos, cacerolas, sartenes, vasos o cualquier tipo de recipiente.

Podemos hacerlo más o menos grande, según si lo queremos como posavasos o como posafuentes.

  • Ramas de igual grosor
  • Cuchillo o serrucho chico
  •  de cometa

Es muy sencillo lo primero que hacemos es cortar todas las ramas justo de la misma longitud, es decir, del mismo tamaño. Una vez bien cortadas y medidas comenzamos a montarlo.

Para ello recorta dos trozos de hilo de cometa y ata por la mitad del hilo una rama. Según la largura de la rama y la del hilo de la cometa así será de grande nuestro posafuentes. La idea es atar cada hilo a los lados de la primera rama, así realizaremos dos nudos por cada hilo recortado para asegurar bien y que no se desarmen.

En total nos quedarán cuatro extremos de hilo, dos a cada lado de la rama. Seguidamnete coloca una rama entre los hilos y voelve a realizar el nudo para ajustar bien. Siempre asegurate de que las ramas esten bastante juntas unas de otras, así ganará en resistencia.

Por último recuerda utilizar unas ramas del tamaño que más te gusten y cuando hayas acabado asegura con un doble nudo para que no se desarme.